Publicado 27/07/2015 15:41CET

La antigua Sala de Motores de la Tabacalera será un centro para personas mayores

   VALENCIA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La antigua Sala de Motores de la Tabacalera de Valencia será un Centro de Actividades para personas mayores, según han afirmado este lunes el concejal de Personas Mayores, Joan Calabuig, y el concejal de Planificación y Gestión Urbana, Vicent Sarrià. Este proyecto tendrá cobertura en los presupuestos de 2016.

   Los ediles han recordado que éste era un "compromiso" del anterior gobierno municipal --PP-- con los vecinos de la zona "que había quedado aparcado sin solucionar, a pesar de que las obras de rehabilitación de Tabacalera concluyeron hace más de seis años", han remarcado.

   El encargo para la licitación del proyecto de adaptación, que tiene un coste estimado de 110.000 euros, se hará a la empresa municipal Aumsa, y una vez redactado, se licitarían las obras que estarán en torno a los dos millones de euros, de acuerdo con el anteproyecto de usos que se realizó en su momento y que se ha actualizado.

   La superficie de esta Sala de Motores con acceso por la calle de Micer Mascó estará en torno a los 1.000 metros cuadrados (m2) contando la planta baja y el altillo, por lo que se trata de un proyecto de envergadura "que dará satisfacción a la gran demanda de las personas mayores del barrio", han subrayado.

   La Tabacalera inició su construcción a finales del siglo XIX y se utilizó de manera provisional para la Exposición Regional de 1909, continuando después los trabajos de culminación del edificio. En el año 1924 ya existen fotografías de todo el complejo de un edificio con sus naves laterales y traseras, que pasó a formar parte del catálogo del patrimonio Nacional Industrial, con el encargo a la Generalitat de declararlo Bien de Interés Cultural.

   Sin embargo, con posterioridad, el anterior gobierno municipal descatalogó el edificio con una modificación puntual del PGOU, permitiendo el derribo de las naves laterales y traseras y firmando un convenio con la mercantil Guadalmedina que permitió la privatización del edificio municipal de Navarro Reverter para la construcción de un edificio de viviendas, más dos edificios --uno de ellos construidos-- en la parte de Micer mascó donde se derribaron las naves.

Para leer más