Una app dirá la mejor hora para quemar la paja del arroz en l'Albufera y 5.000 toneladas se destinarán a otros usos

Zonas de división de l'Albufera para la quema de la paja del arroz
EUROPA PRESS
Actualizado 17/09/2018 18:52:34 CET

El parque natural se divide en dos zonas que podrán quemar de forma alternativa cada año

VALÈNCIA, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha presentado este lunes el 'Plan de Gestión de la Paja del Arroz hasta 2021' que divide de l'Albufera en dos zonas, en las que se podrá retirar y quemar la paja de forma alternativa, cada año en una de ellas. Para esta campaña se podrá quemar en la zona B y se retirará de la zona A, y se espera poder recoger más de 5.000 toneladas, --por encima de las 2.000 del año pasado--, que podrán destinarse a otros usos, fundamentalmente a la ganadería.

Además, el Centre d'Estudis Ambientals del Mediterrani (CEAM) ha elaborado una aplicación móvil que actualiza los datos meteorológicos, de vientos y contaminación y que informa de la mejor hora para proceder a la quema de la paja del arroz. A modo de "semáforo" establece el verde para la franja horaria de menor riesgo, naranja para el riesgo medio y rojo para riesgo alto. A tal fin, se cuenta con una estación móvil enclavada en el término municipal de Sollana.

Estas son algunas de las principales novedades del Plan de Gestión de la Paja del Arroz hasta 2021 que ha sido presentado este lunes por los secretarios autonómicos de Medio Ambiente y Cambio Climático, Fran Quesada, y Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, quienes han destacado que se ha elaborado con el "consenso"
de los ayuntamientos implicados, organizaciones agrarias y de cooperativas, vecinos, técnicos y la Diputación de Valencia.

En l'Albufera se generan cada año alrededor de 70.000 toneladas de paja del arroz. Este ejercicio la Conselleria se ha marcado como objetivo retirar más de 5.000 toneladas de paja de arroz, cuyos lugares serán determinados por el propio sector. La empresa pública Vaersa será la encargada de este proceso, cuyo coste será asumido por la propia Conselleria y la Diputación.

Las pacas se apilarán en diferentes zonas del parque (almijares, campos improductivos, bordes de caminos) y se coordinará la puesta a disposición de los operadores que quieran utilizarlas.

"El Plan, --ha incidido Francisco Rodríguez Mulero--, sienta las bases para conseguir que la paja del arroz sea un producto y no un subproducto que hay que incinerar, puesto que si no se recoge en tierra genera problemas a los agricultores y si se quema los genera a la población que vive en el entorno".

A LA BÚSQUEDA DE NUEVOS MERCADOS PARA LA PAJA DEL ARROZ

En este sentido, Fran Quesada ha avanzado que el objetivo del Plan es implementar en la "economía circular" en este sector de modo que se buscará la manera de "dar salida a este residuo como recurso" y buscar nuevos mercados para la reutilización de la paja del arroz que puedan "beneficiar al agricultor". Y es que cada año se generan en l'Albufera alrededor de 70.000 toneladas de paja del arroz, ha precisado.

Quesada ha querido destacar también el "trabajo colaborativo" entre las diferentes administraciones así como los agentes que intervienen en el sector arrocero para consensuar este Plan, y ha agregado que se ha elaborado además un decálogo de buenas prácticas que establece las condiciones bajo las que será posible la quema.

UN "ACUERDO DE MÍNIMOS" PARA EL SECTOR AGRARIO

Desde el sector arrocero, Miguel Mínguez (AVA) ha apuntado que aunque "no es una solución maravillosa es un acuerdo de mínimos en el que todas las partes salen contentas tras un largo diálogo" y todas han sido "flexibles". No obstante, ha apuntado que "a largo plazo hay que encontrar soluciones tecnológicas" que permitan una mejor recogida de la paja del arroz, ya que la maquinaria pesada actual está pensada para zonas secas. Dado que la mitad de los arrozales están por debajo del nivel del lago, estas máquinas "se hunden en nuestros campos", ha lamentado, y únicamente pueden recoger paja en las zonas altas.

Desde La Unió, Silvia Ramos ha resaltado que lo que mejora el Plan es que se ha empezado "más pronto" en la campaña actual aunque ha apuntado que el mapa de zonas puede generar cierta "confusión" en algunas delimitaciones que no se ven "claras". Por otra parte, ha apuntado que teniendo en cuenta que "hay muchas aguas negras por el exceso de nutrientes, dotar de agua a los campos facilitaría mucho no pelar por si quema o no quema en los arrozales".

LOS AYUNTAMIENTOS PIDEN "PREMURA"

Finalmente, Isabel Jiménez del Ayuntamiento de Sueca --en cuyo término municipal se ubican más de 8.500 hectáreas del parque natural-- ha agradecido el "esfuerzo" de Fran Quesada por gestionar conjuntamente la campaña con los agentes implicados aunque le ha pedido "premura" para que el próximo año la campaña esté ya organizada con "todo claro a finales de agosto" y no tan cerca del inicio de la recogida o quema. Asimismo, ha apuntado a la necesidad de "abaratamiento de costes" en la recogida de la paja del arroz.