Publicado 31/05/2020 14:10:27 +02:00CET

Avacu pide "prudencia y responsabilidad" a usuarios y establecimientos en la fase 2 de desescalada

Terraza abierta en València el primer día de la Fase 1
Terraza abierta en València el primer día de la Fase 1 - ROBER SOLSONA/EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu) ha pedido este domingo "prudencia y responsabilidad" durante la fase 2 de la desescalada, que "va a suponer medidas más laxas tanto para los comercios y establecimientos como para los propios usuarios, sin que ello implique una relajación en cuanto a las precauciones que todavía debemos asumir por parte de todos".

En este sentido, Avacu ha defendido en un comunicado que hay que "evitar, en la medida de lo posible, nuevos brotes de la COVID-19, como ya se están dando en algunas localidades".

La asociación ha instado a las personas consumidoras a que comuniquen a las autoridades aquellos bares y restaurantes que no cumplan con las limitaciones exigidas en cuanto a limpieza, desinfección, distancias de seguridad, número máximo de personas reunidas u otros aspectos, tanto en las terrazas como en el interior de los establecimientos. "También en todos los comercios recordamos que se deben respetar las limitaciones de aforo y distancias de seguridad", ha añadido.

Asimismo, y dado que a partir de este lunes se abrirán la mayoría de las playas de la Comunitat Valenciana , Avacu ha solicitado también a la ciudadanía que "cumplan y respeten las medidas impuestas en ellas por parte de la administración", especialmente en lo referente a las medidas de acceso, perímetros de seguridad y separación entre usuarios, entre otras.

Avacu ha hecho hincapié también en "la obligatoriedad del uso de mascarillas, tal y como se informa desde el Ministerio y en los casos establecidos por las autoridades cuando no sea posible mantener una distancia de dos metros entre personas, en espacios abiertos y cerrados, cuando su uso no sea incompatible con la actividad que se vaya a realizar".

La asociación ha insistido en que, una vez usadas, deben ser desechadas adecuadamente, al igual que los guantes, en el contenedor de restos, nunca en el contenedor amarillo, en la vía pública o en otros espacios abiertos, como playas, montes, ya que, además del peligro a nivel sanitario que puede conllevar, también puede acarrear un impacto medioambiental e, incluso, en algunas localidades, sanciones económicas.

Para leer más