Publicado 02/03/2021 11:40CET

Cae un grupo criminal acusado de 131 delitos de robo en naves industriales de Alicante, Valencia y Murcia

Instante de la detención del grupo en un control de Crevillente
Instante de la detención del grupo en un control de Crevillente - POLICIA NACIONAL Y GUARDIA CIVIL

   Uno de los detenidos arremetió contra los agentes con un coche de forma muy violenta para intentar huir en un control en Crevillent

   ALICANTE, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, en una operación conjunta, han detenido a seis personas de entre 39 y 48 años, acusados de pertenecer a una organización criminal "extremadamente violenta" dedicada al robo en naves industriales situadas en Alicante, Valencia y Murcia, en las que actuaban entre las 20.00 y las 22.00 horas para no incumplir el toque de queda y a las que accedían usando mazas, radiales e incluso martillos mecánicos.

   La investigación ha determinado que los arrestados son los supuestos autores de 131 delitos de robo con fuerza en interior de naves industriales, así como un robo de vehículo, falsificación documental, blanqueo de capitales, contra la seguridad vial y pertenencia a organización criminal.

   La detención de los presuntos integrantes del grupo se produjo en Crevillent, después de que un control policial interceptara un vehículo en el que circulaban tras supuestamente cometer un golpe en Murcia.

   En ese momento, el conductor de uno de los turismos presuntamente arremetió con extrema violencia contra los agentes y vehículos situados en el dispositivo, con la intención de eludir el control y darse a la fuga, según ha informado el instituto armado en un comunicado. Como consecuencia de su acción, tres de los agentes sufrieron lesiones leves y tres vehículos oficiales resultaron dañados.

   En total se han llevado a cabo siete registros simultáneos, cuatro en los domicilios de los presuntos autores situados en los municipios alicantinos de Torrevieja, Montesinos y Catral. En estas dos últimas localidades también se han realizado tres registros en garajes de su propiedad.

   Durante estas intervenciones los agentes se han incautado de numerosas herramientas utilizadas para cometer los robos, varios walkie talkie, inhibidores de frecuencia, ordenadores, 1.393 euros, guantes, pasamontañas y los cuatro vehículos utilizados durante los asaltos. Los efectos sustraídos están valorados en 443.000 euros.

   La investigación comenzó a raíz de un vehículo implicado en los hechos, que dio lugar a un nexo de conexión entre las investigaciones que, por una parte, estaban realizando componentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Elche y, por otra, agentes de la Guardia Civil de Crevillent.

MISMO MODO Y HORARIO

   En septiembre, tras un estudio de varias denuncias de robos y sustracciones en el interior de naves industriales, las manifestaciones de los perjudicados revelaban características similares en el 'modus operandi' así como en las franjas horarias en las que actuaban. Por tales hechos, los agentes determinaron que la mayoría de los robos habían sido realizados por las mismas personas.

   El grupo criminal actuaba en Alicante, Valencia y Murcia, hasta donde se desplazaban en dos vehículos, uno de ellos utilizado como lanzadera para avisar al otro de posibles controles policiales.

   Asimismo, los agentes averiguaron que los autores residían en la localidad de Montesinos y que su actividad delictiva siempre tenía lugar entre las 20.00 y 22.00 horas de la noche, para evitar incumplir las restricciones de movilidad establecidas por el actual estado de alarma.

   En apenas dos horas, las que tenían de margen desde que anochecía hasta la hora del toque de queda, eran capaces de llevar a cabo de dos a tres robos siempre en grandes empresas situadas en polígonos industriales mediante el uso de mazas, radiales e incluso martillos mecánicos para acceder al interior.

   Tras los golpes, trazaban planes de huida, siempre distintos y utilizando rutas alternativas. Incluso usaban los tradicionales walkie talkie para estar comunicados y evitar así ser detectados.

   Finalmente, los agentes interceptaron a la altura de una pedanía de Crevillent a dos vehículos durante el desarrollo de un control policial. En ese momento, el conductor de uno de los turismos supuestamente arremetió "con extrema violencia" contra los agentes y vehículos situados en el dispositivo, con la intención de eludir el control y darse a la fuga. Tres de los agentes sufrieron lesiones leves y tres vehículos oficiales resultaron dañados.

   Tras pasar a disposición del juzgado número 4 de Elche, los seis detenidos de edades han ingresado en prisión. Sobre uno de ellos, además, recaía una orden europea de detención emitida por Bélgica, por diversos delitos de robo con violencia e intimidación.