Camarena ve "falta de entendimiento" en la promoción turística de Valencia: "En Alicante sí van 'tots a una veu'"

Ricard Camarena en una imagen de archivo
RICARD CAMARENA
Publicado 14/12/2018 13:10:41CET

Le da "mucha pena que proliferen las franquicias en un sitio como València con su despensa y su cultura gastronómica tradicional"

VALÈNCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El chef Ricard Camarena, que acaba de obtener dos estrellas Michelin para el restaurante que lleva su nombre en València, ha criticado "la falta de entendimiento y de objetivo común" entre los "distintos agentes" implicados en la promoción turística de la ciudad y la provincia --entre los que ha citado a Generalitat, Diputación y Ayuntamiento-- y que, a su juicio, contrasta con la mejor labor que se está realizando en Alicante, donde "sí van 'tots a una veu'".

Así lo ha aseverado el cocinero en un desayuno con medios en el que ha hecho balance de un gran año para él y su equipo, con el logro de la segunda estrella Michelin para el restaurante ubicado en el complejo sociocultural Bombas Gens y el premio al Mejor Cocinero Internacional 2019 por Identità Golose.

Camarena ha celebrado que en València "nunca se había comido tan bien y de forma tan diversa como ahora" y ha recalcado que la actual pujanza gastronómica "era impensable hace cinco años". Ha recordado 2011 como 'annus horribilis' para el sector valenciano, con cierres sonados y ha hecho notar que solo seis años después "se habla de Valencia como "una potencia a nivel nacional y eso significa también internacional", ya que España es el paradigma gastronómico más importante del mundo y todo apunta a que lo va seguir siendo en los próximos tiempos, ha augurado.

En este contexto, para el chef es crucial aprovechar el tirón de la cocina para atraer un turismo de calidad y ha considerado que sería "lamentable" que València se convirtiera "en una segunda Barcelona". Ha precisado que no tiene nada en contra del turismo 'mochilero' --"tengo establecimientos de 5 euros el ticket; yo no vendo lujo, vendo excelencia desde 5 a 200 euros", ha apuntado-- pero sí ha cargado contra "la masificación turística".

"LA MISMA PAELLA QUE EN LA PUERTA DEL SOL"

Aquí ha confesado que le da "mucha pena que proliferen las franquicias en un sitio como València con su despensa y su cultura gastronómica tradicional y que desaparezcan bares y abran cosas horrorosas", al igual que ha expresado su tristeza por el hecho de que "si pasas por la plaza de la Reina el riesgo de comer mal es asegurado". "Es una lástima que si vienes de fuera te comas la misma paella que te comerías en la puerta del Sol de Madrid", ha apostillado.

En esta línea, ha reprochado que "la imagen que se está vendiendo de la ciudad es esa". "La promoción que se está haciendo no es mala pero es mejorable sin lugar a dudas", ha dicho Camarena, que ha añadido que "los políticos tiene muchísima responsabilidad y no pueden ser espectadores de lo que pasa". "Hemos mejorado en los últimos cinco años la promoción turística", ha reconocido el chef, que ha alabado la labor de Toni Bernabé al frente de Turismo València pero ha matizado que hay "falta de coordinación" entre las diferentes instituciones": "No vamos 'tots a una veu' aunque el himno diga que sí", sentencia.

Sin embargo, ha continuado, "Alicante está haciendo las cosas muy bien, tienen una Diputación que está invirtiendo lo que no está invirtiendo la de Valencia; están aupando a sus estrellas y las están usando como reclamo publicitario y nosotros no, nosotros seguimos vendiendo la Malvarrosa". Ha puesto como ejemplo que con él "nadie se ha puesto en contacto" para hacer una campaña publicitaria --"que haría encantado"-- pese a que lleva "años siendo referente de la ciudad".

También se ha referido al apoyo que la corporación provincial alicantina está prestando al tres estrellas Quique Dacosta para el DNA Festival en Dénia, por el que está pasando "todo dios que tiene algo que decir en la gastronomía", mientras que en Valencia está Gastrónoma, con una fórmula con la que se ha mostrado crítico y que ha propuesto cambiar para traer a primeros espadas internacionales y exportar marca. "Necesitamos apóstoles", ha afirmado.

Asimismo, ha comentado que cierta falta de cariño se ha producido siendo los políticos "de derechas, de izquierdas y de centro". "Pasamos desapercibidos, formamos parte del entorno. Si me llamara Richard Camarena, en francés, probablemente sería imagen de la ciudad", ha ironizado.

El cocinero ha insistido en que estaría "dispuesto a hacer muchas cosas gratis" por la ciudad y de hecho, aunque su local es rentable y funciona muy bien, pierde dinero al tenerlo en València y no en Madrid, ya que es un proyecto con 28 trabajadores, todos con salario, para dar de comer a 35 personas. Aun así, opina que las personas que suman han de apostar por València y ha contado que cuando ganó la segunda estrella le llamó el empresario Juan Roig para darle la enhorabuena y le pidió que no se marche de aquí. Preguntado por si le felicitaron los políticos, ha contestado que el president Ximo Puig lo hizo por carta y que el alcalde, Joan Ribó, no.

Acerca del horizonte más cercano, ha señalado que se prevé que en 2019 se abran 1.400 nuevos locales en toda España, el 13% de ellos en València. Al respecto, ha comentado que no le preocupa la competencia "leal", que es algo que "le encanta", sino los problemas de personal.

"TORMENTA PERFECTA"

También ha adelantado que 2019 será un gran año para Ricard Camanera Restaurant con muchas visitas internacionales porque se ha producido una "tormenta perfecta" con los recientes premios recibidos.

A lo largo de 2018 han pasado por este local dos estrellas unos 12.000 clientes, con una ocupación "alta" de entre 1.100 y 1.300 personas al mes, teniendo en cuenta que solo abre cinco días a la semana sin dobles turnos y que cierra unas cinco semanas.

Como anécdota ha comentado que ahora van más valencianos a comer a si restaurante que cuando estaba en Doctor Sumsi, algunos de ellos antiguos empleados de la fábrica de Bombas Gens y que cuentan historias "conmovedoras". "Nunca había hablado tanto valenciano en mi restaurante como ahora", ha concluido.