Actualizado 21/07/2012 18:54 CET

Confirman la condena a un conductor ebrio que se durmió al volante parado pero con el motor en marcha

CASTELLÓN, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha confirmado la pena impuesta al conductor de un turismo ebrio que se quedó dormido al volante, parado pero con el motor en marcha, a la pena de 35 días de trabajos en beneficio de la comunidad y a la retirada del carné de conducir por 1 año y dos meses.

De este modo, confirma el fallo impuesto por el juzgado de lo Penal número 1 de Castellón, que declaró probado que el acusado, Nikolai T. el 11 de agosto de 2011 estuvo bebiendo por la tarde con un amigo y que luego, sobre las 20.30 horas, se subió al turismo que comparte con su mujer y que ésta había dejado aparcado en las proximidades de una gasolinera.

Nikolai accionó el motor para circular pero se quedó dormido parado y con el motor en marcha a la salida de la zona de la gasolinera entorpeciendo así el tráfico del resto de usuarios. Ante esta situación, el operario de la gasolinera llamó a la policía local. Uno de los agentes tuvo que realizar las maniobras oportunas para retirar el vehículo de la zona ya que impedía el acceso del resto de usuarios.

Los agentes comprobaron que el conductor presentaba evidentes síntomas de intoxicación etílica como un fuerte olor a alcohol, estaba desaliñado, somnolencia, locuacidad, ojos irritados, articulación dificultosa, respuestas incoherentes, deambulación vacilante y dificultad para levantarse y sentarse.

Por ello, le requirieron someterse a las pruebas de detección alcohólica y arrojo un resultado positivo de 0,84 y 0,83 mgr/l por aire respirado en el primer y segundo control realizados a las 21.00 y 21.13 horas.