Publicado 14/04/2016 12:41:48 +02:00CET

El Consell se reunirá la próxima semana con comisionados de áreas de salud privatizadas

   VALENCIA, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El jefe del Consell, Ximo Puig, ha anunciado este jueves que la próxima semana la Generalitat se reunirá con todos los comisionados de todas las áreas de salud privatizadas y ha advertido de que "con la salud no se juega" y se debe poner sobre la mesa que debe haber consecuencias si hay incumplimientos de contrato porque hasta ahora, ha dicho, la administración valenciana había decidido no ejercer su capacidad sancionadora y las concesionarias funcionaban "como si fueran paraísos fiscales".

   Así lo ha indicado Puig en la sesión de control en las Corts ante la pregunta formulada por el portavoz de Podemos, Antonio Montiel, sobre las actuaciones del Consell para recuperar la gestión pública del departamento de salud de la Marina Alta, quien ha manifestado su respaldo a la reversión de la concesión, aunque "no a cualquier precio", abogando por verificar primero si ha habido incumplimiento del contrato, aplicar la ley de contratos públicos y, en su caso, establecer sanciones o resolverlo.

   El 'president' ha explicado que la Generalitat ha comenzado a trabajar realizando auditorías internas en los departamentos privatizados, que no se había hecho "nunca" y que han puesto de manifiesto la ausencia de liquidaciones en algunos de ellos, mientras desde el Consell se decidió "de manera unilateral prescindir de su capacidad sancionadora" ante los incumplimientos. En este sentido, ha lamentado que las concesionarias funcionaban "con un control offshore, como si fueran paraísos fiscales, a su aire, sin ningún tipo de control público".

   Según ha dicho, en el caso de la Marina Alta hay "un sentimiento claro" en toda la comarca de que "así no se puede continuar" y "parte de la concesionaria está en esa posición", por lo que el Gobierno valenciano se ha sentado a hablar con ellos --en referencia a las conversaciones con DKV-- para "intentar buscar la mejor solución para los ciudadanos", que es "una sanidad pública, gratuita y de calidad".

   Además, ha destacado que también se ha producido una modificación en la posición del Consell respecto a cambios en el accionariado de las concesionarias porque antes se defendía que podían hacerse sin que la Generalitat interviniera y ahora "decimos que eso no puede ser".

   Por su parte, la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha incidido en que se está realizando el proceso "con firmeza, con serenidad, con seguridad jurídica y si todo va bien se va a terminar esta legislatura con la reversión de dos de los cinco departamentos".

"NO A CUALQUIER PRECIO"

   Antonio Montiel, por su parte, ha mostrado su apoyo a la reversión de las concesiones administrativas, pero ha alertado de que no puede hacerse "de cualquier manera ni a cualquier precio", sino que hay que aplicar la ley, ver la gestión que se está haciendo en los departamentos y comprobar si pueden imponerse sanciones, pero "nunca negociar con una parte del accionariado, porque eso no sería suficiente".

   En el caso del departamento de la Marina Alta, ha incidido en que los propios profesionales han denunciado incumplimientos "graves", la auditoría está aún en curso y, además, ha considerado curioso que en diciembre Marina Salud cambió su plan de negocio y pasara de dar beneficios a pérdidas, justo "cuando lanza el SOS para que se negocie" con la administración. "Es una trampa, hay mucho de ingeniería financiera", ha apuntado.