El Consell saluda la "responsabilidad" del Gobierno con la financiación, pero pide más que medidas temporales

Publicado 11/09/2019 19:36:06CET
Primera comparecencia de legislatura de Soler
Primera comparecencia de legislatura de SolerGVAHISENDA

Soler anuncia un plan para controlar el gasto, un observatorio contra el fraude fiscal y una campaña en positivo sobre el Brexit

VALÈNCIA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha celebrado este miércoles que el Ministerio de Hacienda pueda pagar a finales de octubre o principios de noviembre la financiación pendiente para la Comunitat Valenciana, aunque ha prometido que la Generalitat continuará exigiendo un cambio del modelo de financiación autonómica y no solo "mecanismos temporales de compensación". "Es un gobierno en funciones pero atiende su responsabilidad".

Así lo ha afirmado en su primera comparecencia de la legislatura en Les Corts, unas horas después de que la ministra de Hacienda en funciones, Mª Jesús Montero, haya precisado que el pago de la financiación pendiente para Murcia y la Comunitat, por la no actualización de las entregas a cuenta, podría tener lugar antes que para el resto de autonomías, en menos de dos meses.

Soler ha destacado que el pago se pueda hacer efectivo en octubre y "no en diciembre" y lo ha achacado directamente a la reunión que mantuvo este martes con la secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón; un encuentro previsto entre el 'president', Ximo Puig, y la ministra que se canceló por las negociaciones PSOE-Unidas Podemos para formar gobierno y que el conseller ha asegurado que tendrá lugar el lunes.

En cualquier caso, ha hecho hincapié en que "nunca" rebajará el tono ni las exigencias para lograr el cambio del modelo de financiación, un proyecto "a largo plazo" con el mantenimiento del Estado del Bienestar como objetivo "primordial" para el que ha garantizado que destinará todos sus esfuerzos. "Este gobierno se ha reunido con (Cristóbal) Montoro --exministro del PP-- y Montero, y lo seguirá exigiendo", ha recalcado.

Y ha puesto en valor que "el argumento de Montero es de un trato especial a la Comunitat y Murcia por su especial situación económica y financiera; un trato singular a un problema singular". Por contra, ha vuelto a afear a los que votaron en contra al proyecto de Presupuestos (PGE) de 2019 y "dijeron 'no' a 1.400 millones en inversiones, a la mejora de financiación, dependencia, copago sanitario y condonación de la deuda de La Marina de València".

Con este compromiso, Soler ha asegurado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez demuestra "voluntad" y asume un gesto que en el Botànic han "echado en falta demasiados años por parte de los gobiernos del PP". Ha remarcado, eso sí, que ahora falta "un gobierno estable y dispuesto a trabajar para resolver las peticiones del pueblo valenciano". "La derecha es como el perro del hortelano; os importa un rábano lo que necesitan los ciudadanos", ha recriminado a la oposición.

Por todo ello, ha insistido en que la financiación continuará hasta 2023 como "primera línea estratégica" y en que el Consell trabajará "incansable". Se ha comprometido a reclamarlo "con total firmeza, y no solo mediante mecanismos temporales para situar el gasto per cápita a la media, sino con el reconocimiento de la deuda histórica". Y ha pedido el apoyo del resto de partidos para "conseguir lo que ahora es más importante para la Comunitat".

Más allá de la financiación, quiere una "agenda valenciana de inversiones" consensuada por los partidos del Botànic II y que el Gobierno asuma el 50% del gasto para dependencia y la deuda histórica por la atención sanitaria a los desplazados.

PLAN PARA CONTROLAR EL GASTO PÚBLICO

Durante su intervención, ya solo como conseller --renunció como diputado la semana pasada para centrarse en la financiación--, Soler ha anunciado un plan para el control del gasto de la administración, con una nueva subdirección y la metodología 'spending review' para tener datos de impacto y coste-beneficio. Empezará por los fondos destinados a Sanidad y contará con la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Otros de sus retos son seguir con la reducción del déficit de la Comunitat "sin afectar a los servicios públicos" y contener el periodo de pago a proveedores (PMP) hasta poder situarlo por debajo del requisito de 30 días "a pesar de que el sistema no lo facilita". Y ya como "un hecho", acabar 2019 con el gasto por habitante en la media de España.

FRAUDE FISCAL Y LEY DEL JUEGO

Paralelamente, potenciar la captación de fondos europeos y luchar contra el fraude fiscal en la Agencia Tributaria Valenciana, mediante un observatorio con todos los agentes. Soler ha resaltado que más de un millón de valencianos paga menos impuestos mientras "otras comunidades hacen planificaciones fiscales insolidarias" y ha apuntado la "conciencia fiscal" como meta.

También a una ley autonómica del juego, ya que se ha mostrado "un poco decepcionado" porque quedó pendiente, a completar la digitalización de la administración como "referente" y a seguir con la regularización del sector público, de la mano de los sindicatos y con un registro informático de personal. "Antes no había ningún método para entrar; solo primos, hermanos, familias enteras".

En turismo prevé lanzar una campaña junto a los agentes para "dar el mensaje a los británicos de que siempre serán bienvenidos" a pesar del Brexit, junto a un refuerzo del plan de marketing para orientar la promoción a experiencias y productos.

Respecto al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), su intención es consolidarlo para la transformación del modelo económico, tras pasar de ser "un auténtico agujero negro a un motor de promoción". "Era un chiringuito, una cueva de ladrones con operaciones opacas, créditos imposibles a amigos de unos y otros y una tasa de riesgo escandalosa", ha denunciado, con "665 millones en pérdidas y quitas del pasado".

COMPROMÍS PIDE "MÁS FUERZA" Y PODEM PROMETE "LEALTAD"

Por parte de Compromís, la portavoz adjunta, Aitana Mas, ha puntualizado que el compromiso de la ministra "contrasta que lo que ha dicho (José Luis) Ábalos --titular de Fomento y 'número tres' del PSOE--. "Necesitamos una posición firme, con más fuerza que nunca, en una situación de urgencia", ha reivindicado, y ha llamado a la "cooperación" entre las consellerias de Hacienda y Economía, que ostenta la coalición.

De Podem, Ferran Martínez ha reclamado que haya gobierno en España porque "se está haciendo tarde", aunque ve "margen para rectificar". "No puede ser que el Gobierno eluda su responsabilidad, no aporte soluciones y no dé la cara", ha enfatizado, para prometer "lealtad" en torno a la financiación frente a "la contraposición de dos modelos: el Botànic frente a la demolición de (Isabel) Díaz Ayuso" en Madrid.

Y de la oposición, el diputado del PP Rubén Ibáñez ha afirmado que "hacía mucho tiempo que no oía gritar" a Soler y le ha emplazado a "enfadarse con Sánchez y Montero". Ruth Merino (Ciudadanos) y Ángeles Criado (Vox) también han cargado contra sus "presupuestos ficticios" y "chiringuitos inútiles", respectivamente.

En su réplica, Soler ha criticado esta "derecha antivalenciana" y ha asegurado que en Andalucía, Murcia y Madrid hay más altos cargos que en la Comunitat. "No robar ahorra mucho a los contribuyentes", ha remachado, unas palabras por las que ha pedido la palabra la síndica 'popular', Isabel Bonig, para exigir una rectificación.

Contador