Un centenar de audiovisuales se proyectan en el III Festival de Cine de Mierda de Sueca (Valencia)

Actualizado 24/09/2014 14:28:07 CET
Struggled Reagans de Gregg Golding
CIM-Sueca

VALENCIA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un centenar de audiovisuales se proyectarán en la III edición del Festival de Cine de Mierda de la localidad valenciana de Sueca (CIM), que acogerá desde este jueves en el centro municipal Bernat i Baldoví "el certamen cinematográfico más alocado del panorama nacional".

El festival --de los pocos del dedicados en España al cine de bajo presupuesto, la serie b, el trash, el gore y el underground-- se podrá seguir del 25 de septiembre al 5 de octubre, detallan los responsables de la iniciativa en un comunicado. Para abrir al programación se ha programado 'Qué pelo más guay', de Borja Echeverría.

En total, se proyectarán un centenar de audiovisuales de todo el mundo, 21 largometrajes y 79 cortometrajes. Una docena de los largos son estrenos absolutas en el Estado Español y algunos de ellos también en Europa. Las sesiones empiezan a las 19.00 horas y a las 20.00h y los fines de semana habrá pases especiales a las 22.00h y a las 23.00h.

1.650 EUROS EN PREMIOS

El día 5 de octubre se repartirán en la gala de clausura 1.650 euros en premios. Se otorgará el premio Suecan Horrorous Incoming Trophy (S.H.I.T) al mejor largometraje y al mejor cortometraje; el premio ROIN (Reward of Indomitable Nature) a la pieza de espíritu más indómito; el premio FLASH, al mejor cortometraje de menos de 3 minutos de duración; y el premio de Aclamación Popular, premio del público.

El público del CIM-Sueca no sólo va a las proyecciones a disfrutar (o sufrir) de las películas sino que participa del show, puesto que el espectáculo también se crea en el patio de butacas. Está permitido, gritar, criticar, insultar o lanzar hortalizas a la pantalla.

Este año, el encuentro contará con la presencia de muchos de los creadores de las obras seleccionadas para "crear sinergias entre los participantes y el público". Así, acudirán invitados internacionales como el alemán Frank W. Montag, director del largometraje 'Cannibal Dinner' o el ruso Arthur Omarov, de 'Dawn Volvoxes', entre otros.

El CIM-Sueca aspira, según sus impulsores, a "dinamizar las iniciativas audiovisuales de la contracultura, ya que es la casa de los inasimilables, de los contestatarios, de los ácratas y de los creativos libres".

"El acrónimo CIM (cima en valenciano) también representa precisamente esto; la cima de la montaña, el vértice del iceberg, el pico del montón. La cumbre del estercolero que forman las obras más maltratadas por el establishment".