El drama histórico con "toques de humor" de 'Nerón' llega al Teatro Principal de Alicante

Fotografía de la obra de teatro 'Nerón' en el Principal de Alicante
TEATRO PRINCIPAL DE ALICANTE
Publicado 10/12/2018 20:46:43CET

ALICANTE, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La obra de teatro 'Nerón' llega al Teatro Principal de Alicante como una "reflexión del poder autoritario" y un drama histórico con "toques de humor", que ayuda a los espectadores a distanciarse y reflexionar sobre ellos mismos, e invita al público a "sacar su conclusión" sobre el protagonista.

Así se ha pronunciado este lunes el director de la obra, Eduardo Galán, durante la rueda de prensa de presentación de la función, que se representará durante el Festival Internacional de Teatro Clásico el sábado 15 de diciembre a las 20.00 horas, donde ha estado acompañado por dos de sus protagonistas, Dani Muriel (Nerón) y Chiqui Fernández (Agripina), según ha indicado la entidad teatral en un comunicado.

El director ha presentado su texto como "una reflexión del poder autoritario, un drama histórico con toques de humor". "El humor nos ayuda a distanciarnos y reflexionar sobre nosotros mismos. La obra es una reflexión sobre Nerón para que cada uno saque su conclusión sobre él, ¿es como nos lo pintaban?", se ha preguntado.

Asimismo, se ha referido a la conexión entre el presente y el contexto histórico que vivió Nerón, ya que "como en el Imperio Romano, la sociedad actual también vive una crisis ideológica", de ahí que la función resulte "tan atractiva" para el público.

En la obra, que fue estrenada en la pasada edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida, Dani Muriel dará vida a Nerón, cuyo reinado se asocia a la tiranía y la extravagancia; y el montaje de Galán, inspirado en la novela 'Quo vadis?', de Henryk Sienkiewicz, está dirigido por Alberto Castrillo-Ferrer.

El actor ha apuntado que se trata del personaje "más complicado" al que se ha enfrentado y ha resaltado que la obra es "una reflexión sobre cómo usar el poder en la vida". "Es curioso que el hombre más poderoso del mundo no pueda elegir su vida. Nerón es un títere, primero en manos de su madre y después en manos de los generales", ha señalado Muriel.

Por su parte, Chiqui Fernández ha defendido que como actores se ven en la "obligación" de defender los personajes que interpretan, necesitan entenderlos, y, en el caso de Agripina, ha subrayado la "dificultad" de enfrentarse a una mujer, la madre de Nerón, que practicaba el incesto. "Como actriz y madre entiendes que el personaje tenga esa moralidad, porque vivían en un tiempo en que esas conductas eran normales", ha explicado.

NO INCENDIÓ ROMA

El elenco lo completan José Manuel Seda en el papel de Marco Vinicio; Diana Palazón da vida a Popea; Francisco Vidal encarna a Petronio; Javier Lago se mete en la piel de Tigelino; Daniel Migueláñez interpreta a Esporo y Carlota García como Ligia.

Nerón pasó a la historia como el emperador que provocó el incendio de Roma para llevar a cabo la reconstrucción de la ciudad según un nuevo proyecto urbanístico moderno y artístico. Los estudios históricos actuales consideran que, en realidad, Nerón no incendió Roma, pero que, una vez incendiada la ciudad, sí aprovechó para reconstruirla a su gusto.

"Podemos considerar a Nerón como el emperador artista, amante de la cultura y de todas las artes. Esto no significa que no fuera a la vez un tirano cruel y déspota", ha asegurado Galán. La obra, han indicado, muestra cómo a lo largo de la historia los pueblos cometen siempre el error de permitir la tiranía de locos sanguinarios por acción u omisión de los que están cerca del tirano.