Actualizado 09/11/2010 20:59 CET

Economía destina al Servef 9,9 millones de euros más que en 2010 para reforzar las políticas de empleo y formación

Oposición critica que son unos presupuestos "irreales" y "lastrados por la deuda", que obliga al Consell a "malvender el patrimonio"

VALENCIA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente segundo y conseller de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps, ha destacado que el presupuesto del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) aumentará un 2,03 por ciento en 2011 respecto al ejercicio anterior, con 9,9 millones de euros más y un montante global de 494,2 millones, a fin de "reforzar las políticas de empleo y formación".

Ha destacado que el empleo es "un objetivo irrenunciable" para el Consell que, por este motivo, ha aumentado en un 55,6 por ciento su aportación de fondos no condicionados para compensar el recorte medio del 42,3 por ciento de los fondos europeos. Por su parte, la aportación estatal finalista sube un 6,4 por ciento.

Camps se ha pronunciado así durante su comparecencia ante la Comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda de las Corts Valencianes para exponer los presupuestos de su departamento para 2011, que ascienden a 177,35 millones de euros, lo que supone una disminución del 7,3 por ciento respecto a 2010 y representan el 1,3 de las cuentas globales de la Generalitat para el próximo ejercicio.

Al respecto, ha recalcado que son unos presupuestos "realistas, austeros y sociales". Por capítulos, el de gastos de personal --I-- cae un 6,7 por ciento, gastos de funcionamiento --II-- un 15 por ciento, se mantienen los gastos financieros --III-- y las transferencias corrientes --IV-- disminuyen un 16,1 por ciento, mientras que aumentan un 9,9 por ciento las inversiones reales --VI-- y un 26,1 por ciento las transferencias de capital --VII--.

En materia de empleo, la Generalitat se centrará en "atender a la dimensión social" de esas políticas, reforzando las relativas a los colectivos con mayores dificultades de integración laboral; en hacerlas "más eficaces", con la mejora y aumento de la coordinación con otras actuaciones del Consell; y en "favorecer la creación a medio plazo de empleo de calidad, más estable y con mayor productividad".

En concreto, el área de Fomento de Empleo estará dotada con 180,2 millones de euros, un 2,9 por ciento más que en 2010, y se crearán la Agencia Valenciana del Emprendedor y una nueva línea presupuestaria, dotada con un millón de euros, para contratar a desempleados para regenerar espacios naturales afectados por incendios.

El programa de Formación para el Empleo recibe 235,6 millones, un 3,5 por ciento más que en 2010, mientras que el programa de Inserción Laboral dedicará 49,7 millones a partidas como las de orientación laboral para el empleo, asistencia al autoempleo y al Plan de inversiones en Centros Servef, al que destina 5,6 millones.

12,5 MILLONES PARA SECTORES PRODUCTIVOS

En 2011, el Servef destinará asimismo cerca de 12,5 millones al programa especial de apoyo a sectores productivos, que incluye ayudas y planes específicos para trabajadores excedentes del sector textil y la confección, el calzado, juguete, madera y mueble, sector cerámico y, como novedad este año, el sector de la piedra natural de Alicante.

Por su parte, la Dirección General de Economía cuenta con 17,89 millones de euros para el desarrollo del Pavace II, los incentivos autonómicos a la inversión y el programa de Desarrollo Local, entre otras actuaciones. En materia de financiación empresarial, el IVF contará con un presupuesto de gasto de 267,2 millones de euros.

Respecto a la política fiscal, Camps ha reiterado que los valencianos pagarán "casi 1.150 millones de euros más" cada año por las subidas de impuestos y la eliminación de ayudas fiscales a nivel estatal, que suponen "más coste para los ciudadanos, menos ahorro para financiar a las empresas y, a cambio, más paro para subsidiar".

1.587,06 MILLONES EN BENEFICIOS FISCALES

Ha defendido que el Consell, por el contrario, "en 2011, además de mantener las medidas especificas de rebaja de impuestos aplicadas en años anteriores", no subirá impuestos, de modo que "sumando el efecto de la tarifa rebajada del IRPF, el impacto acumulado de los beneficios aplicables a los valencianos es de 1.587,06 millones de euros".

Camps ha ratificado asimismo que la Generalitat "continuará potenciando los grandes eventos", que han generado "un impacto económico acumulado desde 1998 de más de 9.000 millones de euros, la llegada de 66 millones de visitantes y la creación de 270.000 puestos de trabajo directos e indirectos".

En materia de patrimonio, área que cuenta con un presupuesto de 37,7 millones de euros, ha resaltado el Plan de Optimización del Patrimonio por el que sacarán a subasta bienes patrimoniales y bienes de dominio público de la Generalitat y con el que esperan obtener 393 millones de euros.

No obstante, desde la oposición han criticado que la Generalitat recurra a "malvender" edificios emblemáticos como La Cigüeña, a lo que el conseller ha replicado que "no tiene sentido que inmuebles se sigan manteniendo vacíos" o que la administración "tenga que tener los edificios más caros de la ciudad", como el de la calle Colón. Ha defendido igualmente la transparencia de la venta mediante subasta.

La diputada del PSPV Cristina Moreno ha reprobado que este Consell "pasará a la historia no sólo por sus problemas judiciales, sino por haber despreciado la mano tendida de la oposición para pactar los presupuestos y por malvender el patrimonio valenciano".

Ha criticado asimismo que los presupuestos de 2011 "deberían ser austeros y contenidos" pero, a su juicio, no lo son y se ven "lastrados por la deuda, que no cae del cielo y que, de hecho, está originada sobre todo en los momentos de crecimiento económico".

IMPUESTO "IMAGINARIO" PARA EVITAR "BANCARROTA"

Mireia Mollà, de Compromís, ha denunciado que las cuentas para 2011 "no son acordes a la realidad ni adecuados para afrontar la situacion actual" dado que "no ayudan a crear empleo y más cuando se enmarcan en la mentira" de que aumentarán los ingresos sin subir impuestos. "Han debido inventar un impuesto para no acabar en bancarrota absoluta, uno imaginario que no pagarán los ciudadanos, pero que cuenta", ha ironizado la diputada, quien ha acusado al Consell de vivir "en una ilusión".

Por su parte, la parlamentaria de no adscritos Marga Sanz ha criticado que es "un presupuesto de dudas" con "una ejecución irreal", en el que "han reducido las transferencias, no han aumentado el capital, pero sí el recurso al crédito, con unos fondos propios muy raquíticos". Además, ha aseverado que las familias se verán afectadas por "poco más del 1 por ciento" de esos beneficios fiscales.

Para leer más