Llega a València un servicio por suscripción de motos eléctricas

MOTOS ELÉCTRICAS
MOLO
Publicado 04/09/2018 16:02:24CET

Descarta trabajar los patinetes hasta que haya una regulación "clara" y aboga por soluciones conjuntas entre administración y empresas

VALÈNCIA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La startup Molo lanzará el próximo 17 de septiembre en València el primer servicio por suscripción de motos eléctricas, que arrancará con una flota de unos 150 vehículos para los suscriptores, pasando a final de año a 500 para sus usuarios en la ciudad. La firma ha invertido 3,5 millones hasta el momento y prevé llegar a los 30 millones en 2019 para la expansión del negocio en otras ciudades. Asimismo, contempla ampliar capital este año por valor de 5 millones.

Estos son algunos de los datos que se han facilitado en la presentación de la iniciativa, "un nuevo paradigma que apunta a revolucionar el uso de motos con cero emisiones, ayudando a avanzar en el cambio disruptivo que se ha iniciado en la movilidad urbana", señalan los impulsores del servicio, que agregan que se trata de "la primera implantación de este modelo a nivel europeo, más que un servicio básico de moto-sharing".

Molo nace para cubrir inicialmente el área urbana de València y extenderse gradualmente a las zonas del extrarradio. "Empezaremos con unos 150 motos eléctricas, alcanzado a final de este mes 200, para dar servicio a nuestros suscriptores. Prevemos que, a final de año, se implanten 500", ha detallado el CEO de Molo, José Manuel Donate.

El modelo de suscripción, explican, es "similar al que establecen empresas como Netflix": "Hemos replicado la idea para dar valor a un servicio que pretende resolver los problemas de movilidad de los ciudadanos, a la vez que posibilitar el uso del vehículo como si fuera "propio", con la ventaja de olvidarse del pago de seguro, impuestos, gasolina, averías, gastos de plaza de garaje, o el mantenimiento de la moto", subraya Donate.

Así, la empresa tecnológica prevé comenzar con una tarifa inicial promocional de 9,90 euros al mes, que incluye la utilización ilimitada del servicio y seguro. Para darse de alta, es necesario ser mayor de edad, tener el permiso de conducir y facilitar el DNI. Los usuarios, pueden darse de alta y cancelar el servicio cuando deseen.

Molo firmó recientemente una alianza estratégica con Silence, empresa con sede central en la provincia de Barcelona referente en diseño, desarrollo, y fabricación de motos eléctricas, para adquirir unas 4.000 unidades en los próximos 3 años, destinados a su implantación en València y otras ciudades españolas.

Según el fundador de Molo, Paco Navarrés, "es el vehículo más robusto y fiable de este tipo de servicio que, hasta ahora, se está desarrollando en España".

Los usuarios contarán con un soporte permanente, gracias a una app diseñada expresamente. Podrán registrarse, reservar su moto más cercana según geolocalización, abrir el baúl trasero donde están los cascos, encender la moto eléctrica sin necesidad de llave, así como disponer de diversas funciones de viaje.

PLAN DE NEGOCIO

Por su parte, el director de Estrategia, Tono Brusola, ha señalado que "la experiencia de València servirá para mejorar el modelo y dotar de más valor en función de los requisitos de los usuarios, así como de las características de movilidad y uso". Tras esta fase, el objetivo es "llevar este modelo a distintas ciudades de España".

Hasta el momento, Molo ha invertido 3,5 millones de euros, dirigidos a la adquisición de vehículos, engranar la operativa y la implantación en València. Prevé una inversión inicial total de 25 millones, destinados, principalmente, a la adquisición de una flota de motos eléctricas para la etapa de expansión a otras ciudades.

Estima que adquirirá 6.000 unidades y logrará facturar 33 millones en 2019, llegando a los 10.000 vehículos y una facturación de 66 millones en 2020. Por otro lado, este año prevé una ampliación de capital abierta de 5 millones de euros, así como ir sumando poco a poco socios estratégicos.

PATINETES

Durante las rueda de prensa, a los representantes de la empresa se les ha preguntado por la decisión del Ayuntamiento de València de pedir a la mercantil Lime que retire los patinetes eléctricos de alquiler distribuidos por las calles de la ciudad al carecer de licencia.

Al respecto, el CEO José Manuel Donate se ha mostrado partidario de "mantener el equilibrio entre las soluciones que las empresas aportan a la ciudadanía y la regulación dentro de las ciudades porque, al final, todos convivimos aquí".

"Es necesario que cuando se plantee una solución también esté la administración en la misma mesa y la solución sea conjunta. Desde el principio cuando empezó este proyecto siempre nos hemos sentado con el Ayuntamiento para comentarlo e intentar colaborar y tenemos líneas abiertas con ellos para que el servicio no sea solo poner motos en la calle sino algo más", ha hecho notar.

Asimismo, ha recalcado que las motos "se dejan aparcadas respetando las normas de circulación". Y ha añadido: "Ahora con la entrada de nuevos vehículo no regulados se ha generado un gran problema o debate con este tipo de vehículos porque no están regulados pero las motos sí están reguladas. Nosotros pagamos nuestro impuestos en València y en aquellas ciudades donde vayamos poniendo motos".

"Empezamos este proyecto con motos el siguiente paso pueden ser bicis y coches pero en los patinetes, hasta que no haya normativa clara, no nos vamos a meter en líos", ha finalizado.