Actualizado 28/06/2010 22:40 CET

Osoro asegura que la reorganización de la diócesis pretende fomentar "un nuevo dinamismo misionero"

VALENCIA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, afirmó que la reestructuración de la archidiócesis valentina anunciada hoy, en la que ha designado diez vicarios episcopales, tiene como objetivo principal fomentar un "nuevo dinamismo misionero con ardor, método y expresión", informó el Arzobispado en un comunicado.

Con la reorganización el prelado pretende, también, "hacer más cercano el gobierno de la diócesis a todos", así como adecuar el número de vicarios episcopales "para poder trabajar mejor con los arciprestes de la diócesis".

Con la reestructuración, la archidiócesis pasa de tener cinco vicarías territoriales a ocho, junto a otras dos funcionales para acción social y evangelización, y de contar con 67 arciprestazgos a los 34 que integrará a partir de ahora.

Monseñor Osoro mostró su agradecimiento a los anteriores vicarios episcopales, quienes "han trabajado mucho y muy bien". Además, "ellos mismos me han ayudado a escoger a sus sustitutos", según ha asegurado el prelado que ha insistido en que la reorganización de la diócesis "no es una ruptura, sino una continuidad".

"Los arciprestazgos serán como escuelas donde se ora, piensa, y trabaja en la pastoral", dijo Monseñor Osoro, quien explicó que la nueva configuración de los arciprestazgos busca, además, que éstos sean "como escuelas donde se ora, se piensa y se trabaja la pastoral".

Al respecto, destacó que en todo arciprestazgo haya un día al mes dedicado a la oración, otro a la formación permanente y otro a la programación pastoral. Con esas reuniones, se pretende también "crear esa comunión que necesita la Iglesia para el anuncio del Evangelio".

Además, la reestructuración diocesana supone que los laicos "van a tener una mayor participación", ha señalado el Arzobispo.

En referencia a la nueva Vicaría para la Acción Caritativa y Social 'Santo Tomás de Villanueva', monseñor Osoro explicó que su misión será la de "coordinar no sólo a Caritas sino a todas las instituciones de la diócesis, de religiosos y religiosas, que trabajan para hacer posible que el amor de Jesucristo se haga presente en la realidad cotidiana, de todas las entidades que se dedican en el ámbito de la archidiócesis a la atención de personas sin recursos económicos, que están en riesgo de exclusión social, que permanecen enfermas en hospitales, que están en las prisiones o que son mayores".

En cuanto a la Vicaría de Evangelización 'San Juan de Ribera', coordinará el trabajo que se realiza en todas las comisiones del Arzobispado en su acción evangelizadora, con el fin de facilitar "que se hagan presentes en las comunidades cristianas".

Monseñor Osoro señaló que comenzó a proyectar la reorganización "al poco tiempo de que tomar posesión de la archidiócesis" en abril del pasado año. En este tiempo, el prelado se ha reunido en numerosas ocasiones con distintos órganos consultivos y responsables de la diócesis para preparar la reestructuración