Actualizado 20/12/2012 12:23 CET

Podólogos aconsejan utilizar zapatos con tacón ancho y con una altura máxima de 3 cm porque "son los más saludables"

Un par de zapatos
GARETH CATTERMOLE / GETTY

VALENCIA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ilustre Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) aconseja, con motivo de la llegada de las fiestas navideñas, en las que la gente "se arregla para ir a las celebraciones familiares", la utilización de zapatos con tacón ancho y con una altura máxima de 3 centímetros porque "son los más saludables para el pie".

Según ha informado la entidad en un comunicado, en Navidad es "frecuente" que la gente se arregle para ir a las celebraciones familiares. En el caso de muchas mujeres es "prácticamente imposible" evitar el uso de zapatos de tacón, incluso, algunas poco acostumbradas a llevarlos, se decantan por ellos en estas fiestas. Por este motivo, el Colegio de Podólogos ha advertido de que el uso de un zapato con demasiada altura puede provocar sobrecargas en el antepié y dolor de espalda.

El presidente de la entidad, Alfredo Martínez, ha comentado, al respecto, que "además de tacones altos, este tipo de zapatos suelen ir acompañados de punteras estrechas que dificultan el caminar correctamente y alteran la posición natural del pie provocando trastornos funcionales".

Así, ha recordado que el uso de este calzado "inadecuado" es la causa de la aparición de dedos en garra, callos, problemas articulares y, en el caso de las personas que lo utilizan con mucha frecuencia, de la creación de deformaciones óseas. Además, ha destacado que a través de los desequilibrios que se producen en la biomecánica del pie, "pueden surgir problemas en la espalda, principalmente en la zona lumbar y cervical, que generen junto al dolor otras molestias como mareos".

Por este motivo, desde el ICOPCV se aconseja utilizar un zapato con tacón que permita al pie articular casi de la misma manera que cuando se utiliza un calzado plano. De esta forma, el calzado perfecto de mujer sería aquel con dos o tres centímetros de tacón con base ancha. Por el contrario, el calzado más perjudicial es aquel con mucho tacón, que éste sea fino y con punta estrecha.

Para aliviar el dolor causado por este tipo de zapato se recomienda sumergir los pies en agua tibia, hidratarlos bien para que la piel sea más resistente y acudir al podólogo por si es necesario eliminar durezas y/o utilizar plantillas personalizadas que corrijan la postura del pie al caminar.