Sollana recomienda cerrar las ventanas por el cambio del viento en la zona del incendio

Estado del incendio en Sollana (Valencia)
EUROPA PRESS
Publicado 26/12/2018 19:22:03CET

VALÈNCIA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sollana (Valencia) recomienda a los vecinos cerrar las ventanas, especialmente si tienen problemas respiratorios, y no practicar deporte ante el cambio de viento esta tarde en la zona afectada por el incendio de la fábrica abandonada, activo desde el sábado.

Según informa el Centro de Coordinación de Emergencias 112 en Twitter, el cambio de viento ha hecho que el humo llegue a áreas pobladas. Ante esta situación, Sollana ha emitido un bando municipal en el que lanza estas recomendaciones a la ciudadanía.

En cualquier caso, desde el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia señalan que ya se preveía un cambio de viento en la zona. Por tanto, la estrategia en la extinción continúa siendo la misma: controlar la cantidad de agua para minimizar el impacto ambiental en el parque natural de l'Albufera, próximo al fuego.

Los efectivos de bomberos siguen refrescando la zona afectada mientras una unidad móvil de medición de la calidad del aire, de la Conselleria de Medio Ambiente, ha monitorizado la evolución de los valores de las emisiones. La Policía Local de Sollana también mantiene un seguimiento preventivo de las llamas.

Desde que el fuego se declarara en la tarde del pasado sábado, 22 de diciembre, los bomberos comprobaron que no hay víctimas ni personas en riesgo. Como la zona afectada está dentro del parque, "todas las operaciones van con la sensibilidad de minimizar en la medida que sea posible el impacto en l'Albufera y alrededores".

"Es un vertedero histórico y la extinción es bastante complicada", ha subrayado este miércoles el sargento jefe de bomberos Marcelí Rosaleny, ya que la nave abandonada de reciclaje de madera ya sufrió un incendio de mayor gravedad el pasado mes de julio. El Ayuntamiento cerró esta fábrica hace tres años y calculó entonces que la cantidad de residuos en los terrenos llegaban a las 19.000 toneladas.

Contador