Investigación valenciana en la expedición a la Antártida inexplorada

Actualizado 15/11/2018 12:48:22 CET
Manuel Porcar, investigador responsable del proyecto Helios
UV

VALÈNCIA, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El eco-vehículo polar 'Trineo de Viento', que realizará la primera campaña de exploración y ciencia antártica española a partir del próximo mes de diciembre, recogerá datos para el proyecto Helios, una investigación del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio), en el Parc Científic de la Universitat de València (UV), que tiene por objeto identificar microorganismos útiles en biotecnología.

El Trineo de Viento es un vehículo eólico, sostenible para el medio ambiente, eficiente a nivel económico y eficaz para la investigación en condiciones adversas, que llevará con plena autonomía a cuatro exploradores polares por una de las zonas más desconocidas e inhóspitas de la Antártida.

El objetivo de la marcha es recoger datos para diez proyectos científicos de instituciones nacionales e internacionales relacionados con temas diversos, desde la constelación de satélites Galileo de la Agencia Espacial Europea (ESA) o la prueba de dispositivos que viajarán a Marte, a la búsqueda de vida en el hielo, la contaminación o el cambio climático, explica la UV en un comunicado.

Entre los diez experimentos que llevará a bordo el trineo se encuentra uno vinculado al proyecto Helios, un trabajo del Laboratorio de Biotecnología y Biología Sintética del I2SysBio destinado a caracterizar, mediante técnicas de secuenciación, las comunidades que habitan ecosistemas extremos, e identificar microorganismos que pudieran ser aprovechados en biotecnología.

En este último sentido, el equipo viene realizando trabajos de bioprospección en ambientes naturales o artificiales extremos, como desiertos o placas solares fotovoltaicas, buscando bacterias, genes y enzimas con posibles aplicaciones industriales por su capacidad para resistir las difíciles condiciones climáticas a las que se encuentran sometidos.

"Antártida inexplorada nos ofrece la oportunidad de estudiar las comunidades microbianas extremófilas presentes en áreas remotas de la Antártida", comenta Manuel Porcar, investigador responsable de Helios en este centro mixto de la Universitat de València y el CSIC. "La clave está en la presencia de paneles solares en el trineo, que actuarán de atrapa-extremófilos a lo largo de su recorrido y nos permitirán conocer los microorganismos extremófilos que habitan en una región totalmente inexplorada del planeta", añade.

Antártida Inexplorada 2018-2019 recabará, además, datos para otros nueve proyectos procedentes de diferentes organismos, como la Agencia Espacial Europea, Universidad de Maine (EEUU), Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Alcalá de Henares (UAH), UAH/INTA-CSIC, IDAEA/CISC y Centro de Astrobiología (INTA_CSIC), además de un trabajo del investigador Alfonso Dávila, que realiza una estancia post-doctoral en la NASA.

La expedición, capitaneada por el explorador polar Ramón Larramendi -creador y promotor del Trineo de Viento-, hará un recorrido de 2.000 km por una ruta triangular jamás realizada sin medios motorizados ni asistencia externa. Partirá el 4 de diciembre desde las cercanías de la base antártica rusa Novolazárevskaya hacia el interior del continente y en dirección al domo Fuji, el segundo punto más alto del interior de la Antártida, situado a 3.810 metros de altitud, donde se localiza una base japonesa y donde se han llegado a registrar temperaturas de hasta 93'2º bajo 0.

TEMPERATURAS INFERIORES A 50º BAJO 0

Si bien la expedición se lleva a cabo durante el verano austral, el equipo deberá soportar temperaturas inferiores a 50º bajo 0. Llegarán a la cima del domo desde la base científica norteamericana Base Plateau para iniciar desde Fuji el regreso a Novo durante la segunda semana de febrero de 2019.

Larramendi viajará acompañado de otros tres expertos pilotos del Trineo, formados para el desempeño de las tareas científicas encomendadas en esta expedición: Ignacio Oficialdegui, biólogo y especialista en energías renovables; Hilo Moreno, guía y ayudante en la base antártica española Juan Carlos I, y Manuel Olivera, ingeniero industrial.

Patrocinada por la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y la agencia de viajes Tierras Polares, la expedición cuenta con la financiación de una campaña de 'crowfunding' en la que han participado 340 personas a título individual o en nombre de empresas e instituciones.

La iniciativa ha sido destacada por la revista 'Nature' como una importante opción para el desempeño de 'ciencia limpia' polar.

Para leer más