València y Arzobispado, dispuestos a tratar el cambio de San Vicente Mártir a domingo

Antonio Cañizares y Joan Ribó, en la reunión en el Arzobispado
AYTO
Publicado 11/10/2018 16:08:34CET

Estudian también la creación en la ciudad de un centro de acogida para transeúntes gestionado por Cáritas Diocesana

VALÈNCIA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de València y el Arzobispado de Valencia han expresado este jueves su predisposición a abordar el cambio de la celebración de San Vicente Mártir, patrón de la capital valenciana, de entre semana a domingo. Si finalmente se acordara esta modificación esta festividad, que se conmemora el 22 de enero, pasaría a un domingo fijo, como sucede con la de la Virgen de los Desamparados o con la del Corpus Christi.

Así lo han indicado en declaraciones a los medios de comunicación el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, y el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros, tras la reunión que han mantenido el alcalde, Joan Ribó, y el arzobispo, Antonio Cañizares, y a la que han asistido ambos. El encuentro, que ha tenido lugar en el Palacio Arzobispal de València, había sido solicitada por los representantes municipales.

Pere Fuset ha agradecido la celebración de la reunión y ha señalado que ha sido una recepción "más que cordial" y "muy amable" en la que se ha tenido "la oportunidad de hablar de algunos temas de interés en áreas que se comparten tanto desde el Ayuntamiento como desde el Arzobispado".

"Hemos tratado algunos asuntos sobre los que desde el Ayuntamiento de València pensamos que es importante generar el máximo consenso posible y la máxima cooperación", ha afirmado el edil, que ha enmarcado en este contexto "la reflexión sobre la festividad de San Vicente Mártir, patrón de la ciudad" ante la posibilidad de cambiar su celebración de entre semana a domingo "que la Iglesia estime oportuno".

Fuset ha comentado que "al ser una festividad única y exclusivamente local" el consistorio considera que "es necesario hacer esa reflexión sobre la conveniencia de poderla celebrar el domingo que la Iglesia estime oportuno, tal y como se hace con festividades como la Virgen de los Desamparados o el Corpus" Christi.

El titular de Cultura Festiva ha indicado que en estos dos casos ha sido "positivo para la propia celebración" el cambio de entre semana a domingo, dado que "se ha reforzado la posibilidad de que mucha gente de fuera de la ciudad de València pueda sumarse a esas celebraciones".

Asimismo, el concejal ha apuntado que en el caso de San Vicente Mártir, pasar la festividad a domingo podría conllevar el "beneficio también" de disponer de "un día no laborable --ha recordado que "son solo dos los días no laborables de que dispone cada término municipal"-- libre "que podría ser utilizado en Fallas o en algún otro momento que con el calendario se estimara oportuno".

"Se trata únicamente de una reflexión. Hemos encontrado una buena predisposición para trabajar en esa línea", ha insistido Pere Fuset, que subrayado que "no sería en ningún caso un cambio que afectara al calendario laboral de 2019" sino que se plantea "con vistas a futuro".

El responsable municipal ha considerado que es "oportuno generar el máximo consenso posible" en torno a esta cuestión y ha valorado de nuevo el "gran grado de predisposición que hay" por parte del Ayuntamiento y del Arzobispado teniendo en cuenta que hay "referencias muy positivas en otras festividades". "Entendemos que ganamos todos, gana la ciudadanía y gana también la propia festividad" porque "podría verse reforzado de esa manera como el Corpus o la Mare de Déu", ha reiterado.

"MUCHA LIBERTAD Y MUCHA CONFIANZA"

Por su parte, el obispo auxiliar ha calificado de "muy cordial" y de "mucha proximidad" la reunión y ha asegurado que en ella se ha podido "hablar con mucha libertad y mucha confianza". En esta línea, ha agregado que de lo que se trata es de buscar "en todos los ámbitos, en la comunicación que mantenemos, el bien común".

Arturo Ros ha explicado que "la reflexión sobre la fiesta de San Vicente Mártir" no es una cuestión que se plantee este jueves sino un asunto sobre el que se mantiene "un tiempo de diálogo" y "de reflexión" parta ver "lo que sea más oportuno, siempre buscando ensalzar la figura del santo y que la convocatoria sea la más amplia posible".

Como Fuset, Ros ha destacado que cuando esta festividad cae entre semana hay gente "de los alrededores de la ciudad" de València que "no se pueden desplazar" y ha afirmado que ahora se aborda la "reflexión" al respecto. "Cuando lo tengamos más o menos claro y definido lo comunicaríamos, como hemos quedado", ha dicho, a la vez que ha expresado la "disposición positiva" para "caminar juntos" y "pensar qué es lo más conveniente para la fiesta del santo y también para la ciudad".

CENTRO PARA PERSONAS SIN TECHO

Por otro lado, el edil y el obispo auxiliar han anunciado que en el reunión se han abordado también las "vías de colaboración" entre el Ayuntamiento y el Arzobispado para sacar adelante una iniciativa de esta última institución encaminada a ofrecer alojamiento y comida a personas sin techo que viven en la calle.

Pere Fuset ha dicho que se trata de "un proyecto muy interesante en materia social" dirigido a "la acogida de personas sin techo". "Estamos hablando de una cuestión que requiere la máxima implicación de todos los agentes y este ayuntamiento y esta diócesis van a continuar trabajando codo con codo, mano a mano, en este tipo de proyectos para dignificar la vida de las personas que necesitan esa ayuda", ha manifestado.

Arturo Ros ha precisado que la propuesta del Arzobispado es crear en un inmueble de su propiedad "un centro de baja exigencia" en València para "atender especialmente a transeúntes en momentos de temporal, de frío o de lluvias".

"HACER FÁCIL EL PROYECTO"

"Tenemos el espacio posible, vamos a tener los medios posibles, tenemos la disposición del Ayuntamiento a hacer fácil el proyecto", ha dicho, al tiempo que ha precisado que en València se necesita un centro como este y que se pondrían a disposición de estas personas 20 ó 25 camas, duchas y comida caliente.

El obispo auxiliar ha señalado que se plantea la posibilidad de que en un futuro este espacio sea también un centro de día y ha resaltado que estaría a disposición del Ayuntamiento en caso de que necesitara dar acogida de este tipo. "Es Cáritas Diocesana la que gestiona, la que hace la inversión pero quedará como un lugar abierto. No estamos filtrando personal", ha indicado.