Publicado 03/12/2021 11:52CET

Vithas incorpora el 'vaginal training' para el tratamiento para de suelo pélvico de deportistas y postmaternidad

El Hospital Vithas Medimar de Alicante ha incorporado un nuevo equipamiento en el área de ginecología destinado al cuidado de la mujer denominado 'vaginal training'
El Hospital Vithas Medimar de Alicante ha incorporado un nuevo equipamiento en el área de ginecología destinado al cuidado de la mujer denominado 'vaginal training' - VITHAS

   ALICANTE, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Hospital Vithas Medimar de Alicante ha incorporado un nuevo equipamiento en el área de ginecología destinado al cuidado de la mujer denominado 'vaginal training' o entrenamiento vaginal, un tratamiento tecnológico diseñado para enseñar a contraer el músculo del suelo pélvico a mujeres deportistas, en fase de postmaternidad o que sufren incontinencia urinaria.

   El tratamiento se aplica a través de electroestimulación, aunque lo más característico es que la paciente realiza el ejercicio a través de un juego interactivo, similar al clásico 'comecocos', que le permite aprender a contraer correctamente los músculos, según informa Vithas en un comunicado.

   La finalidad es recuperar la fortaleza del suelo pélvico y los beneficios que eso conlleva. A diferencia de los ejercicios de Kegel o las bolas chinas, en los que la mujer no sabe con certeza si lo está haciendo bien o está contrayendo otros músculos, este nuevo equipo permite detectar si se realizan bien las contracciones, así como el tiempo que se debe mantener una contracción o la fuerza con la que hacer el ejercicio y el músculo a trabajar.

   Este entrenamiento consta de cinco a diez sesiones y se realiza a través de una sonda unipersonal que se coloca en la vagina para detectar y mostrar en la pantalla interactiva las contracciones voluntarias del suelo pélvico.

   La aplicación del tratamiento redunda en el fortalecimiento del suelo pélvico debilitado por el paso de los años, el deporte o el peso de los embarazos. También ayuda en la recuperación del tono muscular de la vagina, previene futuros prolapsos, disminuye las pérdidas de orina y, además, mejora las relaciones sexuales.

   En definitiva, se trata de una técnica no invasiva que no precisa preparación previa y que no presenta complicaciones ni contraindicaciones, resumen desde el centro sanitario.

   La patología de suelo pélvico, que engloba síntomas como la incontinencia urinaria y fecal, el dolor perineal o las disfunciones sexuales, entre otros, supone un 30% del total de cirugías ginecológicas que se realizan en España, según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.

Para leer más