Así habla Ernesto Sevilla su 'latin king' en 'Lo dejo cuando quiera': "Plata o plomo"

Así habla Ernesto Sevilla el 'latin king' en 'Lo dejo cuando quiera'
SONY PICTURES
Actualizado 04/04/2019 16:59:29 CET

   MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El próximo 12 de abril llega a los cines 'Lo dejo cuando quiera', una alocada comedia protagonizada por David Verdaguer, Ernesto Sevilla, Carlos Santos que relata las andanzas de tres profesores universitarios que, a lo 'Breaking Bad' deciden meterse a traficantes tras quedarse sin trabajo.

   Los tres son, precisamente, los protagonistas de este clip en primicia para los lectores de Europa Press, en el que se estrenan como vendedores de su propia "droga", un complejo vitamínico que ofrece un potente subidón... sin efectos secundarios. Y para entablar el primer contacto con el mundo del narcotráfico, Pedro, Arturo y Eligio no dudarán a la hora de desplegar todas sus dotes de comunicación para entenderse con sus primeros 'clientes'.

   Un tronchante empeño en el que tirarán incluso del manido "plata o plomo" de las series de televisión. "Perdona, esto es 'latin king'", replica el personaje de Sevilla al ser interrumpido por el de Verdaguer, que le acusa de poner acento gallego en lugar de sudamericano.

Cargando el vídeo....

   Dirigida por Carlos Therón (Es por tu bien), junto a Verdaguer, Sevilla y Santos, completan el reparto de 'Lo dejo cuando quiera' rostros tan conocidos como los de Cristina Castaño, Miren Ibarguren y Amaia Salamanca. El filme cuenta también con la colaboración especial de Ernesto Alterio y la participación de Pedro Casablanc, Gracia Olayo y Luis Varela.

   La sinopsis oficial de la película es la siguiente: "Amigos desde la facultad y sobradamente preparados, Pedro, Arturo y Eligio son tres profesores universitarios a los que la crisis ha dejado sin trabajo y sobreviven a salto de mata.

   Accidentalmente encuentran la solución a sus problemas en el proyecto de investigación en el que Pedro lleva años trabajando: un complejo vitamínico que ofrece, para su sorpresa, un subidón apoteósico y, además, sin efectos secundarios. Vender las pastillas les sacaría inmediatamente de la crisis, pero verse metidos de lleno en el peligroso mundo de la noche es algo que a estos tres empollones les viene sin duda demasiado grande".

Contador
Sensacine