Reinicio o revolución: ¿Cuál será el futuro de los X-Men en el cine?

Actualizado 13/11/2016 10:43:03 CET
Lobezno, Mística y Deadpool
FOX/MARVEL

   MADRID, 13 Nov. (EDIZIONES) -

   Con el próximo estreno de Logan, la despedida de Hugh Jackman de su personaje franquicia, Lobezno, con la secuela de Deadpool perdiendo a su director, con el proyecto de Gambito protagonizado por Channing Tatum en un extraño limbo y con las saga mutante cerrada con X-Men: Apocalipsis, 20th Century Fox ha encontrado el otro significado de la X: el de encrucijada.

   Las opciones son múltiples, pero la mayoría son de ámbito monetario, de actores que ya no regresan o de la necesidad de hacerle entender a todo un público afín un cambio radical y... ¿necesario? Hay que empezar por el principio.

   Fox ha tenido los derechos de las películas sobre los X-Men de Marvel desde la década de 1990, mucho antes de que la propia Marvel se convirtiera en su propio estudio. Fox se aprovechó y lanzó la que se convertiría en la primera cinta basada en cómic moderna: X-Men, en el año 2000. Pero ahora, después de algunos máximos y algunos mínimos e incluso un reset (X-Men: Primera Generación, en 2011), hay señales de desgaste en una franquicia que ha recaudado más de 4.000 millones de dólares.

   Llegamos a la actualidad, pues X-Men: Apocalipsis, dirigida por Bryan Singer, obtuvo en taquilla 544 millones en todo el mundo, una fuerte caída de los 748 millones de la entrega anterior, X-Men: Días del Futuro Pasado. Para el analista de box-office Paul Degarabedian es sencillo: "Si se calibra por el éxito que ha tenido la franquicia, esta no ha generado el amor que se tenía por las anteriores". Conclusión, "volver a redibujarlo todo".

   Esto se une a un problema aún mayor: las estrellas de estas películas, Jennifer Lawrence, Michael Fassbender, James McAvoy y Nicholas Hoult, han llegado al final de sus contratos de tres películas. Si el nuevo presidente del estudio, Stacey Snider, quiere que regresen, no van a hacerlo barato.

¿UNA SAGA ROTA?

   Pero esto es sólo la punta del iceberg. El proyecto de Gambito es otro de los quebraderos de cabeza dentro del estudio. El ejemplo es sencillo: desde el estreno de Doctor Strange no habrá otra película de superhéroes en cartelera hasta que llegue, en marzo de 2017, Logan. Estos casi seis meses son una rara avis que no tenían que ocurrir: en este espacio debía llegar a la gran pantalla la película de Channing Tatum.

   No sólo no ha iniciado su producción, sino que en agosto perdió a su director, Doug Liman (Al filo del mañana), aunque no era el primero que abandonaba el barco. Como el propio Hugh Jackman, que no regresará más como Lobezno cuando se estrene Logan y que le pasa el testigo a la pequeña Dafne Keen, como X-23.

   O como Tim Miller, el realizador de la primer entrega de Deadpool, el favorito de los fans para la secuela y quien se ha desvinculado del proyecto por diferencias creativas con Ryan Reynolds, a la postre no sólo protagonista sino también productor. Básicamente, el presupuesto. Miller quería más dinero pero Reynolds quería hacerla con los mismo medios que la anterior. También el compositor de cabecera de Miller, Tom Holkenborg, ha seguido su ejemplo.

Deadpool fue un éxito que pilló por sorpresa al estudio, así que para no perder este caballo ganador ya se ha puesto manos a la obra para buscarle alguien a los mandos y quien suena con más fuerza es el director de John Wick, David Leitch. Y en señal de cuánta fe tiene en la franquicia protagonizada por Reynolds, Fox ya está planeando Deadpool 3, y ha iniciado la búsqueda de un cineasta que involucre en la misma historia a la X-Force, otro equipo de mutantes.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

   Sin embargo, otros piensa que lo mejor sería pulsar el botón de reinicio. Ciertas fuentes declaman que el buque insignia, los X-Men, debe ser reconfigurado con Simon Kinberg, productor y guionista de la saga, trabajando en un nuevo guión.

   Bryan Singer, quien dirigió cuatro películas de X-Men, no regresaría de esta forma, según los expertos, pero el guión sí que contaría con Lawrence, Fassbender y McAvoy con cierto optimismo en mente. Y después, Gambito debería volver a la preproducción y desarrollo con un nuevo realizador pero con Tatum como gran estrella.

   Al margen de todo, para finalizar, se encuentra la que puede ser una de las mayores esperanzas de Fox: The New Mutants (Los Nuevos Mutantes), un spin-off de adolescentes con superpoderes que se superpongan a los X-Men emblemáticos. Según fuentes, el director Josh Boone (Bajo la misma estrella) podría incluso comenzar a rodar para la primavera.

Sensacine