Actualizado 13/11/2015 15:44 CET

Crítica de Sicario: El valor de la marca Villeneuve

Sicario
EONE

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS - Israel Arias)

   Un ritmo tenso y constante, sin acelerones innecesarios. Un relato áspero y duro, pero lleno de matices. Una escala de grises tan rica que hace casi imposible creer que el blanco o el negro alguna vez existieron. Denis Villeneuve vuelve a exhibir las fortalezas que han hecho de su nombre una gran marca cinematográfica -y de trabajos como Prisioneros, Incendies o Enemy títulos imprescindibles del cine reciente- en Sicario, una sórdida película sobre la lucha contra el narcotráfico que se erige ya como uno de los mejores títulos del género y del año.

   Harían falta muchas líneas, y por tanto mucha paciencia por parte del sufrido lector, para repasar una a una todas las bondades de este violento thriller fronterizo sobre los señores de la droga. Y tan solo una palabra para señalar sus defectos: nada. Así de simple... y de complicado.

Cargando el vídeo....

   En Sicario todo funciona a la perfección. Su arranque es magnético, su desarrollo certero y sin concesiones al maniqueísmo y cuenta adeás con un reparto notable. Todo bajo una atmósfera sórdida y asfixiante y una factura técnica envidiable. La fotografía de Roger Deakins y el sonido devastador son la droga dura que dispara la adrenalina en las brillantes secuencias de acción.

   Y bajo el magnífico envoltorio y la gloriosa ejecución, Villeneuve logra el equilibrio. Término que -en el arte como en el deporte- muchas veces es precursor del tedio mas absoluto. No es el caso. Sicario que entra de lleno en el resbaladizo terreno de la ambigüedad moral sin empantanarse en excesos reflexivos.

Cargando el vídeo....

   Todo fluye de forma feroz, oscura y violenta en ese desolador viaje transfronterizo que es Sicario. Y lo hace sin darnos un bueno o un malo al que agarrarnos dejándonos -a nosotros y a una sobresaliente Emily Blunt- totalmente desvalidos a merced de los grises. Esos crueles y desalmados grises.