Lluís Homar se enfrenta sólo a los cuatro personajes de 'Tierra baja', de Ángel Guimerá: "Es un viaje emocional"

Lluís Homar
TEATRO LA ABADÍA
Publicado 17/09/2018 14:54:53CET

   MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Lluís Homar interpretará a cuatro personajes en una adaptación para una sola voz del clásico de Àngel Guimerà 'Tierra baja', con un montaje dirigido por Pau Miró y música y voz de Silvia Pérez Cruz y que se podrá disfrutar en el Teatro de La Abadía de Madrid desde el próximo 19 de septiembre hasta el 7 de octubre

   'Tierra baja' es un drama rural de tintes románticos que ahonda en las pasiones humanas. Una obra de referencia para Homar durante su trayectoria -ya la representó con 17 años cuando interpretó a Manelic, según ha explicado el actor este lunes en rueda de prensa- y que en 2015 le valió el Premio Max al mejor actor protagonista.

   Estrenada por primera vez en 1896 en Madrid, en el Teatro Español, de la mano de María Guerrero, se ha convertido en una de las obras más representadas y traducidas de la lengua catalana. Ahora, en este montaje estrenado en Festival Temporada Alta en noviembre de 2014, Homar asume los cuatro papeles principales de la obra; Sebastián, el dueño de todo y principal representante de 'Tierra baja'; Marta, víctima de un mundo sórdido; Manelic y Nuri.

   "No es que yo me transforme en un adolescente de 14 años o en una chica de 30. Siempre soy yo, mi gesto y mi voz. En todo caso es un viaje emocional a través de cada uno de estos personajes --explica Homar--. El vestuario se va modificando pero siempre voy vestido de mi, excepto un momento cuando llevo un vestido de novia".

   El texto narra la lucha interna de cada individuo consigo mismo como individuo, contrapuesta a la dialéctica que se establece en sociedad entre dos mundos antagónicos: la parte "oscura", Tierra baja y la parte "pura", Tierra alta. Allí, los protagonistas se enfrentarán a las pasiones humanas. Según ha indicado Homar, hay una anécdota "de un abuelo y su nieto" que resume la esencia de la obra.

   "Es un abuelo que cuenta una historia a su nieto en la que él tiene dos lobos dentro. Uno es malo y el otro bueno y van luchando. El nieto le pregunta que quién ganará esa pelea y el abuelo le contesta que al que uno mismo alimente. Esto representa que nosotros tenemos adentro la parte buena y la parte mala y somos nosotros quienes decidimos quién va a ganar", ha explicado el ayudante de dirección de la obra, Óscar Valsecchi.

   Homar, que ya ha hecho 157 representaciones de esta obra de las cuales 140 han sido en catalán, ha indicado la "gran dificultad" que supuso su traducción del catalán al español.

   "Había una versión de Echegaray en español y no la cogimos porque él tenía su versión en otro lugar que no era Cataluña, sino en un sitio más neutro y nosotros queríamos mantener la obra vinculada a Cataluña. Además, nosotros hemos intentado ser muy fieles a Guimerá. Ha sido un viaje traducirla al castellano manteniendo ese toque arcaico", apostilla.

   Otra de las dificultades era la transformación del texto a un monólogo. Su director y adaptador, Pau Miró, ha aclarado que esta nueva versión "va directamente al conflicto" donde se mezclan "ambiciones, pasiones y emociones" en cada personaje, lo que permite mostrar "la complejidad que hay en cada persona" y su lucha interna.

   "No estamos hechos de una sola pieza, somos fruto de nuestras elecciones. Los espectadores, más que un monólogo, verán cuatro voces en un solo actor. El vehículo de esta idea sencilla, pero sincera y generosa es Luís", manifiesta Miró.