Publicado 27/01/2020 14:30:58 +01:00CET

El pintor Antonio Camaró presenta 'La resistencia mental', una obra que recuerda la "barbarie de los totalitarismos"

El primer cuadro de 'La resistencia mental', dedicado a Viktor Frankl.
El primer cuadro de 'La resistencia mental', dedicado a Viktor Frankl. - ANTONIO CAMARÓ

   MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El pintor Antonio Camaró ha presentado recientemente su nueva obra 'La resistencia mental', en la que recuerda "el legado de la libertad del ser humano frente a la barbarie de los totalitarismos" en memoria de su abuelo, un exiliado antifascista que sobrevivió en el campo de concentración 'Argelés-Sur-Mer' en Francia.

   "Mi abuelo era un ejemplo vivo de lo que supone mantener el espíritu de la resistencia mental, por su vitalidad creativa y ánimo por vivir", ha destacado el artista.

   Camaró ha subrayado que su abuelo fue un pintor y cartelista con un "firme compromiso político-social" en los años 30 al que Picasso liberó, junto con Josep Renau, del campo de concentración francés pagando una suma de dinero.

   "Él le salvó la vida y mi abuelo pudo transmitirme esa vocación por la pintura, el dibujo y sus valores de compromiso social y ético, que están patentes en mi obra", ha puntualizado.

   La nueva obra del pintor se compone así de varios cuadros en los que denuncia el asilamiento social "contra el actual populismo y extremismo ultra" que "condena al ser humano a la exclusión social por su color, origen o su condición de exiliado, refugiado o migrante".

   En lo relativo a lo plástico, Camaró mantiene el colorismo y figurismo de otras de sus obras como 'L'Homme Postmoderne', al tiempo que le da protaginismoal simbolismo y el dibujo, siguiendo la línea de 'El Homo Ethicus' y 'Jamás'.

   En este sentido, ha explicado que con esta obra busca dar "un paso más" al simbolismo figurativo, entendido como "una oda a la vida" y a la "resistencia mental como vía para encontra sentido a la vida" en el contexto social y cultural actual.

   El primer cuadro de esta obra está dedicado a la figura de Viktor Frankl que, según ha explicado el autor, sobrevivió a varios campos de concentración nazis, incluidos Auschwitz y Dachau.