Publicado 06/02/2020 15:12CET

El Prado instala una nueva estructura en 'Las Hilanderas' de Velázquez que permitirá ver su composición original

La obra 'Las Hilanderas' de Velázquez sin las bandas añadidas.
La obra 'Las Hilanderas' de Velázquez sin las bandas añadidas. - MUSEO DEL PRADO

   MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Museo del Prado de Madrid, dentro del proyecto 'Enmarcando el Prado', ha desarrollado una estructura pionera en España para reenmarcar 'Las Hilanderas' de Velázquez, que permitirá ver su composición original sin el añadido posterior que presenta en la parte superior y en uno de los laterales y mejorar así la experiencia del espectador con el tema principal de la obra: la disputa entre la diosa Palas y Aracne acerca de sus respectivas capacidades para hilar, una escena que se encuentra en segundo plano.

   Así lo ha explicado el jefe de Conservación del Museo, Javier Portús, que ha señalado que, lejos de ser una representación "costumbrista" de unas hilanderas en una fábrica de tapices, la obra de Velázquez es "mitólogica" porque la historia que cuenta es la que está en segundo plano; al tiempo que ha matizado que las nuevas dimensiones del cuadro, añadidas en el siglo XVIII cuando éste formaba parte de la colección real de Carlos III, "alteran" la experiencia del espectador desde un punto de vista "espacial, cromático y narrativo".

   "El añadido ha alargado los planos espaciales, alejando el plano del fondo del primero; mientras que el color de estas nuevas bandas que acompañan al cuadro ha hecho que la densidad cromática de la parte original, cuyo volumen, espacio y sistema lumínico dependen del color, quede diluida", ha destacado.

   La jefa del Servicio del Área de Exposiciones de la pinacoteca, Marta Hernández, ha subrayado que la nueva estructura, que podrá verse a partir del 25 de mayo, es un panel de enmascaramiento que únicamente deja ver la parte original, "lo que tiene interés y permite entender la composición de Velázquez", y cuenta con una estructura que va anclada a la pared y permite instalar el cuadro tal y como está expuesto actualmente, así como con panel de revestimiento que lleva una ventana por la que se puede ver el original de Velázquez.

   Asimismo, ha detallado que por fuera se instalará una moldura que creará la sensación visual de que el cuadro está enmarcado y colgado en la pared, aunque en realidad estará utilizando un artificio técnico con el que se coloca el lienzo sin marco sobre una superficie durmiente y que permite taparlo posteriormente con un panel que enmascara las bandas no originales de la obra.

   Hernández ha explicado que este cuadro de Velázquez se expone desde 2016 con un marco normal que deja ver la obra completa con las bandas añadidas, debido a que el equipo del Museo lleva trabajando desde entonces en implementar esta nueva estructura, que sustituye a un panel de DM, un material de madera muy pesado, que también mostraba solo la parte creada por el pintor.

   De este modo, Portús ha indicado que, a pesar de que se mimetizaba "muy satisfactoriamente" con la sala en la que se encontraba, el peso, las dimensiones de esta estructura, así como la colocación "embutida" del cuadro dentro de ella, dificultaba la manipulación y el estudio del mismo.

   El nuevo sistema propuesto facilita, además, una total integración estética de la obra en la arquitectura de la sala de exposición y plantea "criterios de conservación preventiva" y está fabricado con materiales "reciclables y sostenibles", con el objetivo de aumentar el grado de potección de la obra, mimetizar la estructura con el entorno y mejorar la experiencia del espectador con el cuadro.

LA IMPORTANCIA DE CONSERVAR EL CUADRO COMPLETO

   Portús ha explicado que una trabajo de restauración realizado en 1983 reveló el "frágil" estado de conservación de la obra, encontrada por primera vez en 1664 dentro de la colección del cortesano Pedro de Arce, un hecho que ocasionó que los expertos desaconsejen desde entonces cualquier solución que no sea conservarlo íntegramente sin suprimir el añadido.

   La obra entró en las colecciones reales en el siglo XVIII, primero en la del Palacio del Buen Retiro y posteriormente en la del Palacio Real, época en la que sus dimensiones fueron ampliadas, tal y como refleja el contraste entre este inventario y el que se realizó de la colección de de Arce. "En la historia del coleccionismo es normal que los cuadros crezcan o menguen en función de las necesidades decorativas de los lugares en los que se exponían", ha apuntado Portús.

   Portús ha insistido en que la alteración de las dimensiones del cuadro "ha adulterado" su experiencia original, ocasionando que hasta 1948 nadie sospechase que no se tratase de una obra costumbrista ni se plantease la posibilidad de que fuese un cuadro mitológio "como realmente es".

   Para Hernández, mostrar únicamente la parte original pintada por Velázquez hace que se entienda el nombre de la obra, así como la intención y el interés que buscaba resaltar Velázquez.

PROYECTO 'ENMARCANDO EL PRADO'

   Por otra parte, 'Las Hilanderas' es la pintura elegida para iniciar el proyecto 'Enmarcando El Prado', impulsado por la American Friends of the Prado Museum y financiado por la Fundación American Express con el fin de mejorar la presentación de las colecciones y contribuir a su conservación.

   Esta iniciativa pretende enmarcar obras sin marco, reenmarcar pinturas con un marco más adecuado o desarrollar soluciones innovadoras para mejorar la presentación de las colecciones, uno de los objetivos que el Museo se planteó de cara a 2020.

   El presidente y consejero delegado de American Express España, Juan Orti, ha subrayado que es "un honor" colaborar con este proyecto innovador, al tiempo que ha asegurado que el objetivo de la organización es "contribuir al desarrollo económico del mercado español y la conservación de su riqueza cultural", creando una tendencia de patronazgo y mecenazgo en la cultura española.

472989.1.260.149.20200206151249
Vídeo de la noticia