Publicado 31/03/2015 15:57CET

Benigno Pendás, Premio Internacional de Ensayo Jovellanos

Jurado del Premio Internacional de Ensayo Jovellanos
EUROPA PRESS

GIJÓN/OVIEDO, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Ciencias Políticas y Director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales Benigno Pendás (Barcelona 1956) - ha ganado el XXI Premio Internacional de Ensayo Jovellanos con la obra 'Democracias inquietas'. El galardón, promovido por Ediciones Nobel, está dotado con 9.000 euros.

Así lo ha dado a conocer el jurado del certamen en rueda de prensa en la Casa Natal Jovellanos en Gijón. 'Democracias inquietas', que lleva como subtítulo 'Una defensa activa de la España Constitucional', realiza un análisis de la actual desilusión política, el desconcierto de la sociedad, la pérdida de confianza en los gobiernos, y la necesidad de combatir la desorientación con esfuerzo y sentido común.

El jurado ha valorado especialmente el que aborde con "rigor y brillantez" un tema de estos tiempos: "los motivos de insatisfacción e inquietud ante el funcionamiento de la democracia representativa, razones que alimentan tanto el malestar como el desapego; subrayando la necesidad de que instituciones y gobiernos democráticos recuperen la confianza de la ciudadanía, en una permanente tensión de mejora sustentada en los valores constitucionales".

En presidente del jurado, José Luis García Delgado, por su lado, ha destacado que ha sido una "feliz oportunidad" el tener en sus manos el texto de Pendás, del que ha remarcado que no es un documento "de ocasión o hecho con premura", sino que se denota en él "madurez, sedimentación de juicio y pensamiento". Un documento que, a su juicio, está "bien elaborado" y que es fruto de una "alargada sedimentación de pensamiento".

García Delgado ha insistido en que se trata de una obra "lúcida" en el diagnóstico pero muy esperanzadora en sus propuestas, ya que el autor cree en la Democracia representativa y en que la sociedad española es "viva y activa " y sabrá regenerarla.

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Eso sí, ha apuntado que el texto no concreta la forma en que debe regenerarse, pero sí que es capaz de hacerlo a partir de la crítica. En este sentido, ha explicado que la obra se divide en dos grandes partes; una primera en la que ofrece un diagnóstico y escoge a cinco protagonistas, a los que da una adjetivo: de ahí que haya políticos desconcertados, jueces presionados, parlamentos relegadas o medios asfixiados, y también intelectuales ofuscados.

Ya en un segundo bloque, representa a varios antagonistas, como pueblo-ciudad o la Democracia contra sí misma, donde hace ver que las personas son permisivas con los individuos pero no con aquéllos que ejercen el poder o son caras visibles del mismo.

También hay un pequeño discurso maquiaveliano y un epílogo bajo el título 'Epílogo para demócratas inquietos'. Y es que Pendás, según el jurado, cree que la autocomplacencia es mal acompañante y marca en la inquietud el primer paso que lleva a uno a hacer un diagnóstico sobre las causas de la insatisfacción.

Todo en un contexto en el que no se analiza la irrupción de partidos nuevos como algo singular, sino que forma parte de un todo y del desapego generalizado, sin olvidar que España es reflejo de lo que ocurre en Europa. Especialmente destaca Pendás en su obra, que la sociedad no se conforma con algo que es manifiestamente mejorable. De hecho, el autor anima a despojarnos de nostalgias inútiles, no idealizar el pasado ni dramatizar el presente y, sobre todo, no hipotecar el futuro.

Asimismo, de las 151 obras presentadas, y en concreto las siete finalistas, ha señalado que los temas han versado sobre la vuelta al nacionalismo, sobre la filósofa Hannah Harendt, sobre la relación entre el arte y la filosofía y sobre el mundo de la ciencia ficción. De hecho, de estas obras finalistas hay algunas que las propondrán para su publicación.

En cuanto al autor, García Delgado ha señalado que aunque nació en Barcelona en 1956, tiene orígenes asturianos, ya que proviene de una familia salense. De él ha resaltado que pertenece a la generación de la Constitución, ya que tenía 22 años cuando se aprobó. También ha apuntado a su extensa producción bibliográfica y la magnífica labor que desarrolla en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales.