21 de febrero de 2020
 

Fermín Bocos publica 'Algo va mal', una novela "sin elementos moralizantes" sobre la relación del poder con los medios

Publicado 12/02/2020 14:46:56CET
El periodista y escritor Fermín Bocos.
El periodista y escritor Fermín Bocos. - JUAN MANUEL FERNÁNDEZ/DESTINO

   MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El periodista y escritor Fermín Bocos ha publicado recientemente su último libro, 'Algo va mal' (Destino), una novela policíaca sobre las relaciones entre el poder político y los medios de comunicación "sin elementos moralizantes" y cuyo escenario principal es la corrupción.

   "Es thriller sobre el poder, la política y los medios de comunicación en el que una serie de poderes que están en la sombra suministran los medios a nuestra sociedad a través de sus terminales mediáticas", ha subrayado el autor en una entrevista con Europa Press.

   Bocos ha explicado que la historia comienza con el asesinato de Cosme Damián, un magnate de la prensa española que revela paulatinamente un entramado en el que destaca la "tenacidad" del inspector Gabriel Montañés para enfrentarse a un "fondo de corrupción" que transcurre principalmente en España y que trasladará al lector a París, Berlín y Gibraltar, así como a la aparición de la mafia rusa y del Club Bilderberg.

   Así, reconoce que, a pesar de que predomina la ficción, la novela es una "crónica" de una serie de hechos que no han ocurrido en la realidad, pero que podrían ocurrir debido a las relaciones de poder que existen en la actualidad.

   El escritor ha resaltado el protagonismo del asesino, un personaje "que se redime por ser amante de la pintura modernista y la música clásica" y que ejecuta los encargos "con una limpieza absoluta y sin ensañarse" con el fin de que el crimen sirva como una advertencia, un "aviso a navegantes".

   "El crimen es un elemento al que han recurrido los poderosos, políticos o financieros, a lo largo de la historia para eliminar enemigos políticos o encubrir delitos previos, en este caso la corrupción", puntualiza.

PERIODISTAS Y POLICÍA, RESPONSABLES DE LA JUSTICIA

   En esta línea, apunta que en su nueva novela los periodistas y la policía se convierten en "testigos de una época" en la que predomina la corrupción y el abuso de poder, al tiempo que tratan de hacer posible que la justicia sea una realidad.

   El periodista, que afirma no haber necesitado más documentación que su propia experiencia en el oficio para escribir esta historia, considera que la "honradez" de los medios de comunicación reside más en los propios periodistas que, a su juicio, deben investigar con "independencia" de las "trabas" que les pone el poder.

   Sin embargo, asegura que los medios son los encargados de "distribuir el miedo en la sociedad", especialmente cuando defienden intereses empresariales, algo por lo que, según indica, "no se les puede criticar" porque "reflejan las posiciones de una sociedad".

   "Yo no tengo una visión conspirativa de la historia, mi condición de periodista me ha permitido intentar esclarecer la verdad porque lo que ocurre con la relación con determinados círculos de poder es que su propia naturaleza desliza usa ese poder para proteger sus intereses, saltando por encima de los contrapesos de la sociedad democrática", sostiene.

   Por otra parte, en esta "crónica de una realidad inventada" surgen diversas historias paralelas, entre las que destaca el tráfico de obras de arte falsificadas, que acompañan a la trama principal y se conectan con la misma a través de los personajes principales, como si se tratase de "una técnica de guion cinematográfico".

   Bocos asegura que no sabe cuál es "la chispa" que le llevó a escribir esta novela, en la que prima la actuación de un poder que trata de protegerse "desde la sombra y mediante el crimen", porque no hubo un "hecho capital" que le inspirase.

   "Yo tengo un conocimiento por razones de profesión y lo que conozco mejor es el mundo de los medios. En el libro hay hay un entramado de descripción descarnada, incluso fría, de lo que son los medios y las relaciones de poder entre los periodistas y la política, que a veces son muy promiscuas y otras muy tensas", subraya.

UN RELATO "MUY FIEL" A LA REALIDAD

   El autor ha destacado su intención de que este relato fuese "muy fiel" a la realidad en lo relativo a conocer cuál es el procedimiento para conseguir una autorización de escucha telefónica o cómo aprueba la Europol una investigación, con el fin de conseguir un "corpus de verosimilitud" que permitiera construir una parte argumental con personajes ficticios "que no desmereciera a la realidad".

   Así, insiste en que, en general, no ha necesitado documentarse en profundidad porque lo que cuenta en la novela es "fruto de haber dedicado 40 años al periodismo". "Los juicios y los prejuicios nacen de la propia experiencia, no hay otra documentación que el conocimiento de la historia", matiza.

   Bocos considera que el abuso de poder es "lo que va mal" en la trama de su nuevo libro, mientras que en la realidad culpa a la "polarización de la izquierda y la derecha" del "exceso de inquina política" de la España actual.

"SE ESTÁ PERDIENDO EL ESPÍRITU DE CONCORDIA DE LA TRANSICIÓN"

   "Se está perdiendo el espíritu de la ambición de concordia de la transición. La polarización de izquierda y derecha nos impide encontrar ese punto de acuerdo para las grandes reformas que sigue necesitando nuestro país porque el exceso de inquina política nos retrasa", ha apostillado.

   De este modo, opina que la "radicalización de la izquierda y la derecha" propicia que el "discurso dominante" sea el de los partidos que "menos diputados tienen y que están en los extremos". "Uno es Venezuela y otro es Irán, algo va mal", concluye.

Contador