Julieta Venegas encabeza el B-Estival 2007

Actualizado 04/05/2007 22:22:24 CET

BARCELONA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La cantante mejicana Julieta Venegas, los míticos Nacha Pop y Los Secretos, el brasileño Carlinhos Brown, el jazz de George Benson & Al Jarreau y los británicos Morcheeba encabezan la programación del B-Festival 2007, que tendrá lugar del 4 de julio al 26 de julio en el Poble Espanyol de Barcelona.

El número de propuestas musicales de esta segunda edición ha aumentado de siete a diez, además de prolongar el festival todo el mes de julio, que continúa con una programación "ecléctica" en los estilos musicales.

B-Estival arrancará el miércoles 4 de julio con dos bandas clásicas de los 80, Los Secretos y Nacha Pop. Barcelona será la segunda parada de la gira 80/07 del grupo de los hermanos Vega tras su retorno después de casi 20 años sin actuar.

Al día siguiente se darán cita John Mayall y Gov't Mule con 'The Bluesbreakears', mientras que la cantante mejicana Julieta Venegas lo hará con su álbum 'Limón y Sal' el 10 de julio.

El reaggue estará presente el 12 de julio con Alpha Blondy y la música latina se hará un hueco el 13 con Orishas y Gente d'Zona, mientras que Youssoy N'Dour y la Shica lo harán el 18 de julio.

Los británicos Morcheeba volverán, después de dos años, con su nuevo álbum 'Dive Deep'. Dos artistas brasileños, pero con dos estilos muy distintos, Bebel Gilberto, con la bossa nova electrónica junto a los barceloneses Pastora, y Carlinhos Brown, con ritmos más populares, también actuarán el 24 y 25, respectivamente.

Finalmente, George Benson & Al Jarreau concluirán el festival el 26 de julio con un concierto de jazz.

El responsable de Project Joan Roselló, una de las empresas organizadoras, señaló que este festival es "una iniciativa privada" con un presupuesto de un millón de euros, un 25% más que el año pasado, que se desglosa en un 21% procedente de la empresa privada, un 4% de dinero público, y un 75% de la venta de localidades.

A pesar de que el año pasado, con 20.000 espectadores, no alcanzaron "la cuota esperada" de público, en su segunda edición tienen como reto alcanzar los 36.000 espectadores.

Su contrato con el Poble Espanyol es de tres años, que demuestra su intención de continuidad y "la consolidación del festival, a pesar de su juventud", apuntó Roselló.