Mark Knopfler cumple 70 años: Su vida en 6 clásicos

Actualizado 12/08/2019 12:03:48 CET
Mark Knopfler Performs In Perth
Mark Knopfler Performs In Perth - GETTY IMAGES / PAUL KANE - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EDIZIONES - David Gallardo) -

Tuvo que esperar hasta los 15 años Mark Freuder Knopfler (Glasgow, Escocia, 12 de agosto de 1949) para conseguir su primera guitarra: una Hofner V2 Solid regalada por su padre. Y a partir de ese momento, las intenciones del eterno aspirante quedaron meridianamente claras.

La música iba a ser su vida y, en un primer momento, mientras aprendía a tocar y hacía sus primeros escarceos en grupos locales, en ella entró como periodista musical haciendo críticas en el Yorkshire Evening Post. Eso le mantuvo ocupado dos años (1968-1970), para luego pasar a estudiar filología inglesa.

En 1973 tomó una decisión trascendental al mudarse a Londres. Llegaron años de penurias económicas y búsqueda musical constante mientras ejercía como profesor en el Loughton College de Essex para ganarse unas libras. Hasta que en 1977 se alinearon los astros para el nacimiento de Dire Straits. La puerta estaba a punto de abrirse.

SULTANS OF SWING

Dire Straits publicó en 1978 un primer álbum homónimo que contenía ya uno de sus grandes clásicos: Nada menos que Sultans of wing. Una pieza pegadiza como ella sola y con un sonido de lo más característico, con el que Mark Knopfler irrumpía en el universo de los guitarristas gracias a su personalísimo estilo. 

MONEY FOR NOTHING

Acrecentaron la fama mundial del grupo álbumes posteriores como Communiqué (1979), Making movies (1980) y Lover and gold (1982), si bien todo reventó (aún más) exponcialmente en 1985 con Brothers in arms, su obra cumbre y más vendida con himnos como So far away, Walk of life, Brothers in arms y Money for nothing.

GOING HOME (LOCAL HERO)

Las inquietudes de Knopfler siempre estuvieron más allá del camino de su propio grupo. Así, en 1983 se lanzó a por su primera banda sonora para la película Local hero. Pudo así dar rienda suelta a otras influencias alejadas del pop y el rock comercial que tantos éxitos le estaba dando. Y, de paso, dejar para la posteridad esta elegante pieza de obligada escucha para cualquier aspirante a guitarrista.

ON EVERY STREET

Instalados como uno de los nombres esenciales de la música de los ochenta, tardaron Dire Straits hasta 1991 para lanzar un sexto disco que, a la postre, sería el último. Tras toda una década de éxito comercial, Knopfler se lanzaba decididamente a terrenos del blues y el folk que marcarían su carrera solista, aún manteniendo reconocible el sonido del grupo. Pero estaba claro que algo pasaba por su cabeza y en 1995 se acababa la andaduda del grupo, quedando así On every street como su egregia despedida.

WHAT IT IS

Emprendía senda solitaria el músico en 1996 oficialmente con Golden heart, al que seguirían otros muchos trabajos siempre respaldados por la legion de fans de Dire Straits. Mark se sentía más libre, sin las presiones de conseguir un éxito comercial que ya había paladeado de sobra. Y en el año 2000 lanzaba Sailing to Philadelphia con joyas como What it is.

GOOD ON YOU SON

Resulta redundante decir que Mark Knopfler es un nombre esencial de la música popular de los últimos cuarenta años. Es una obviedad y no necesita presentación. Escuchar su ilustre guitarra es suficiente para saber que es él, y eso es un logro enorme. Y ahí sigue, tranquilo, al tran tran, sin prisa pero sin pausa, haciendo discos como Down the road wherever, su noveno y último hasta la fecha, lanzado a finales de 2018 y que este año ya ha presentado en varias ciudades españolas. Siempre en ruta, siempre tan Knopfler.

Contador

Para leer más