Actualizado 16/02/2006 16:21 CET

Guillermo Fesser completa la historia de 'Cándida'

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Guillermo Fesser reedita 'Cándida', la historia de la asistenta que dio vida a su película, coincidiendo con el 75 cumpleaños de la protagonista. En esta ocasión, continúa el libro de 1999 completando su biografía desde los 80 hasta julio de 2005, con la novedad de incluir a través de una serie de cartas, el punto de vista trágico de dos de sus hijos en la cárcel "destrozados por la heroína" -comentó Fesser-.

El integrante de Gomaespuma, añadió que la obra se trata de "un puente" entre lo que era el libro del 99 (donde la protagonista es Cándida, su infancia y juventud, sus líos con el marido) y la película (que pasa a un plano de la relación madre-hijos ya criados).

En un ambiente festivo, entre globos, tarta y guirnaldas, su autor destacó que esta crónica es además de "trágica", "divertida" porque "Cándida tiene siempre una sonrisa muy amplia", como demuestra en la portada del libro, y porque una de las tres cosas favoritas de la ahora actriz ( junto a planchar y cocinar), es "ser muy amable con todo el mundo". Para Fesser, la que fuera asistenta tiene motivos para estar alegre porque además tiene un programa de radio (hace crítica cinematográfica en Gomaespuma) , "recibe Coca-Cola y palomitas, va a un programa y le aplauden...".

MARY POPPINS A LA ESPAÑOLA

Cándida Villar, "una Mary Poppins en versión española que venía en metro desde el barrio de San Blas" -dijo Fesser-, apareció con vestido rosa de lunares blancos y comiendo palomitas. "No duermo de noche de la emoción, porque he sufrido mucho pero ahora soy feliz" -comentó. La protagonista de este libro aludía en este caso al hecho de haber perdido a dos de sus ocho hijos por la droga, debido en parte a sus ausencias de casa por motivos de trabajo y a la falta de ayuda.

Respecto a la película (la primera experiencia de Fesser como director), donde Cándida actúa con Luis Manso, añadió que no quería ser actriz pero que lo ha hecho con paciencia durante cuatro meses en Nueva York, y desde las 9 de la mañana, "ha visto todo 'Manjatan' de arriba 'pa' abajo" en un taxi donde el conductor llevaba "turbante de rey mago". Señaló también que tuvo mérito no haberse puesto mala durante el rodaje porque era "todo picante".

En la nueva etapa de Cándida como crítica cinematográfica, Fesser le puso de nuevo voz al señalar que "las películas españolas las entiende mejor porque dice que van más despacio, y en inglés muy deprisa". Ella quiso añadir que a veces le daban ganas de subir y decir que las pongan más despacio. "A mí los extranjeros no me van porque no me entero de 'ná'", -declaró-.