Actualizado 16/11/2007 00:10 CET

El Barcelona suma su segunda derrota en Euroliga

ATENAS, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Axa FC Barcelona cosechó su segunda derrota en Euroliga tras perder por 76-66 en la cancha del actual campeón, el Panathinaikos, que basó su triunfo en el acierto de Dimitrios Diamantidis, capaz de desarbolar la defensa culé demostrando su acierto desde el perímetro, y en el hecho de ser una de las mejores plantillas de toda Europa.

De esta forma, el conjunto griego sigue al frente del grupo C junto con el Real Madrid, siendo los dos únicos equipos que no conocen la derrota en estas cuatro jornadas disputadas hasta la fecha. Los de Dusko Ivanovic tuvieron alguna ocasión de acercarse en el tanteador, pero nunca creyeron con certeza que la victoria fuese posible.

Así, el OAKA de Atenas se vistió de gala para recibir al equipo blaugrana. Los de Zeljko Obradovic, que ya vapulearon al Barça la temporada pasada por 102-82, no desplegaron su mejor nivel, pero sí acabaron con el Barça con lo justo.

Cuando más cerca lo tuvo el Barcelona fue a falta de seis minutos para el final, cuando Mario Kasun logró dos puntos que dejaron el marcador apretado (60-56). A partir de ahí, un lanzamiento al hierro de Jaka Lakovic, dejó en bandeja la contra para que Spanoulis lograra sumar dos que dejaran el partido más cerrado.

Antes, el equipo de Ivanovic había sido valiente con Morandais encabezando la faceta anotadora, y Pepe Sánchez repartiendo asistencias con maestría. Sin embargo, es muy difícil luchar contra un equipo que cuenta en sus filas con Jasikevicius, Diamantidis, Spanoulis o Dikoudis, entre otros y que es un peso pesado en el viejo continente.

El buen trabajo del segundo cuarto de los españoles se tiró por la borda en el tercero donde encajaron un parcial de 20-10. No obstante, los helenos, pisando el acelerador a medias, dieron la oportunidad al conjunto catalán de soñar con la victoria hasta pocos minutos para el final.

Pero, el empeño de Lakovic no fue suficiente, y llegó la segunda derrota para el Barcelona que fue el único equipo de los cuatro españoles que juegan Euroliga, que no sumó como victoria su encuentro de la cuarta jornada.