Actualizado 04/04/2007 01:28 CET

El Unicaja desarbola al Winterthur Barcelona en el primer partido y acelera camino de la 'Final Four'

MÁLAGA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Unicaja Málaga arrolló (91-75) a un impotente Winterthur FC Barcelona gracias a su extraordinario acierto desde el perímetro en el primer partido de la serie al mejor de tres correspondiente a los cuartos de final de la Euroliga.

Sostenido por un ambiente excepcional en las gradas del Martín Cárpena, los de Scariolo fueron en volandas camino de la victoria desde el primer cuarto. Por su parte, los de Ivanovic plantearon un comienzo de partido con Gianluca Basile y Juan Carlos Navarro convertidos en dos puñales en ataque.

Fruto de ello, rebasado el ecuador del primer cuarto, la igualdad era máxima. El respeto entre ambos contendientes limitaba las acciones de ataque a meros intercambios de canastas. No hubo diferencias, sólo miradas, pizarras y análisis.

Sin embargo, a tres minutos del final, los azulgranas lanzaron el primer zarpazo para escaparse por cinco puntos (11-16), gracias a sendas canastas de Lakovic y Marconato. Pero, tres contrataques consecutivos con Marcus Faison como asistente equilibraron de nuevo la contienda. Sólo fue un espejismo. De nuevo, las acciones de Navarro dejaron al Barcelona por delante al término del primer cuarto (17-24).

En el arranque del segundo parcial, la decoración apenas cambió. Navarro era el epicentro desde el que los culés creaban juego para mantener la renta en torno a los nueve puntos. Mientras el Unicaja, 'hacía la goma' sin descolgarse en exceso. Agazapado, esperando su oportunidad.

ESTIRÓN DEL UNICAJA

Y esta se presentó sólo un puñado de minutos antes del descanso. Cuatro triples malagueños de Tusek, por partida doble, De Miguel y Faison volatilizaron la diferencia hasta colocar uno arriba a los malagueños (39-38) a falta de dos minutos para el intermedio.

En ese par de minutos, el esloveno Tusek, bien escoltado por el reaparecido Marcus Brown, sobre el parquet cuatro meses después, y De Miguel, dejó a los suyos con seis puntos de rédito para la segunda mitad.

Tras el paso por vestuarios, el Unicaja siguió urgando en la herida azulgrana a golpe de triple (9/14 para los malagueños). Dos nuevos aciertos desde el '6,25' de Berni Rodríguez y Carlos Cabezas dilataron la diferencia hasta los 16 puntos (68-52).

El Winterthur Barcelona hacía aguas en defensa, pero sus problemas se teñían por momentos al otro lado de la pista. Ataques en blanco, imprecisiones en el pase o posesiones agotadas regaron la ofensiva azulgrana. A todo esto, la diferencia sin menguar de los diez puntos para los andaluces al entrar en el último parcial del encuentro.

Así las cosas, los diez minutos finales fueron un paseo militar para los de Sergio Scariolo que, incluso tuvieron tiempo de adornarse. Tusek siguió con su 'clinic' desde el perímetro, Pepe Sánchez dejó una bandeja para el recuerdo y Faison compaginó triples con rectificados imposibles aro pasado.

El Barcelona era desarbolado ataque tras ataque por el vendaval de juego de Unicaja. Dieciocho. Diecinueve. Veinte puntos por encima de su rival. A años luz por mucho que los últimos ataques de los azulgranas maquillaran el descalabro hasta dejarlo en 16 puntos.

Sin duda, una humillante afrenta de la que los de Ivanovic podrán redimirse el próximo jueves en el Palau con la disputa del segundo partido de la serie.