Unicaja supera al Dynamo y sella su pase a cuartos de final

Actualizado 16/03/2007 0:09:08 CET

MÁLAGA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Unicaja de Málaga venció en un importante partido al Dynamo de Moscú (73-62) y selló su clasificación para los cuartos de final de la Euroliga por primera vez en su historia, tras un encuentro que se puso rápido de cara para los de Sergio Scariolo, que contaron con la magnífica actuación de Marko Tusek, con 19 puntos.

La contienda no tuvo más historia que los primeros compases iniciales, que fueron un toma y daca, donde Unicaja resolvió sin problemas. A medida que avanzó el choque todo se puso de cara a los locales, que desplegaron un baloncesto efectivo, claro y preciso. Ese baloncesto de manual, que nunca falla si el resultado es positivo.

Los de Málaga comenzaron arrasando con un baloncesto imponente bajo el aro, de fuerza y potencia en la pintura. La resistencia de los de Scariolo y su acierto cerca de canasta les permitió alcanzar las primeras ventajas (7-1, min.3), que en ningún caso marcaron el devenir del partido.

Los moscovitas, muy inocentes desde la línea de tres, siempre quisieron dar el do de pecho, pero estuvieron faltos de calidad e ingenio. Los bloqueos directos con continuación nunca dieron su fruto y la práctica defensa malagueña impidió que los visitantes jugaran a su gusto.

Así, con esta intensidad, Berni Rodríguez se puso los galones de líder, como suele hacer en Euroliga, y dio un auténtico recital de criterio a la hora de lanzar desde lejos y bajo presión. Además, su fortaleza mental en los momentos delicados tiró de Unicaja para no perder comba en el marcador.

Al comienzo del segundo cuarto, los de Scariolo pegaron el estirón y se pusieron 30-18 con una bandeja de Marko Tusek en el minuto 12. A partir de ahí todo fue coser y cantar hasta para un Martín Carpena que se volcó con su equipo, conscientes, de que estaban haciendo historia.

UNICAJA SE DESMELENA EN EL TERCER CUARTO

Los de Scariolo tomaron las riendas del partido nada más comenzar el tercer asalto. La doctrina del técnico italiano en el descanso alentó a los suyos a solucionar el partido por la vía rápida. Así, el aventajado alumno Marko Tusek puso tierra de por medio y selló un partido que 'acabó' cuando aún quedaban diez minutos.

Además, el trabajo colectivo de los malagueños fue sensacional. Hoy jugaron fácil e hicieron el baloncesto que más gusta a los amantes del basquet de la vieja guardia. Rápido movimiento del balón en el perímetro, sencilla combinación con instantáneo desplazamiento y lanzamiento cómodo.

Por su parte, el Dynamo de Moscú no demostró querer llevarse una victoria que le aseguraba el pase a la siguiente ronda de Euroliga. Se desinfló, sin tiempo para enmendar el pinchazo, logró ocho puntos en el tercer cuarto y dejó la alfombra roja a Unicaja. Así, el último asalto sirvió sólo para que los visitantes recortaran distancias y maquillaran el electrónico.