Actualizado 14/02/2009 19:29 CET

Balonmano/Liga Campeones.- El Barcelona hipoteca su futuro europeo tras caer ante el Ciudad Real (28-31)

BARCELONA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ciudad Real, actual campeón de la Liga de Campeones, consiguió una apretada, pero importante victoria ante el Barcelona Borges (28-31) que deja al conjunto catalán, que no cayó hasta el último momento, sin sumar un solo punto en esta segunda ronda y dificulta su continuidad en la competición.

Xavi Pascual afrontaba su segundo partido como entrenador del Barcelona Borges con una primera parte que invitaba al optimismo gracias a la igualdad entre ambos equipos, ya que los suyos necesitaban una victoria para no peligrar su continuidad en la competición.

La actuación de Mikkel Hansen, que marcó cinco goles en este primer periodo, fue relevante para el equipo azulgrana, y es que el danés ocasionó peligro al rival y salvó ventajas constantemente por medio de acciones individuales.

Aún con esto, el Barcelona no estuvo todo lo acertado que debería en los lanzamientos desde los nueve metros, en una media hora inicial en la que los porteros de ambos equipos fueron decisivos. El del Ciudad Real paró dos lanzamientos desde los siete metros, mientras que Kasper Hvidt se hizo con un balón disparado desde la misma distancia, acierto que mantuvieron durante todo el partido.

Tras una disputa entre los jugadores por un agarrón de Rubén Garabaya, el Ciudad Real puso el empate a 13 en el marcador, resultado con el que se llegó a la segunda parte, en la que fue el Ciudad Real el que decantó el resultado a su favor (13-15).

En estos primeros minutos, el Barcelona empezó a precipitarse y sus numerosas pérdidas se notaban en el marcador, en el que el Ciudad Real se puso cinco arriba, la máxima renta del encuentro, con la que al Barcelona Borges le valió un parcial de 2-0 para volver a meterse en el encuentro.

Durante los últimos minutos, los aficionados del Palau Blaugrana empezaron a animar cada vez más a los suyos, que consiguieron la igualada con un parcial de 3-0 para posteriormente poner su primera ventaja del segundo tiempo por medio, una vez más, de Mikkel Hansen.

Aunque el danés tuvo menos presencia en esta segunda parte, después de que Iker Romero lanzase un disparo desde los siete metros a la madera, fue otra vez él quien logró la ventaja, una renta que los catalanes no supieron mantener y cayeron por un recortado 28-31, que deja al Barcelona en una difícil situación de cara a su continuidad en la competición europea, ya que aún no ha sumado un solo punto en la segunda ronda.