Mínguez: "Valverde merecía el arcoíris como nadie, probablemente era su última oportunidad"

Javier Mínguez
RFEC
Publicado 01/10/2018 14:09:12CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El seleccionador nacional de ciclismo en carretera, Javier Mínguez, recalcó que Alejandro Valverde "merecía como nadie" ser campeón del mundo y que el propio veterano ciclista "pensaba que quizá nunca lo conseguiría".

"Lo que vivimos en Innsbruck es ya historia del ciclismo español. Estamos todos muy felices por el éxito del equipo y porque Valverde, que lo merecía como nadie, haya logrado el arcoíris en la que probablemente era su última oportunidad para conseguirlo", confesó Mínguez a 'rfec.com' antes de partir este lunes para España.

Para el director deportivo, el triunfo al murciano "quizá le ha llegado en el mejor momento". "Su satisfacción ahora mismo es tremenda, porque él ya pensaba que quizá nunca lo conseguiría", insistió.

"Ha sido una alegría enorme para un ciclista tan grande que, entre otros muchos datos que se podría dar, contaba ya con seis medallas y habían transcurrido 15 años desde que lograra la primera", recordó el vallisoletano, que achacó "a la enorme ilusión con la que afronta su profesión y con la que sale cada día a entrenar" la incansable 'voracidad' del nuevo campeón del mundo pese a sus 38 años.

Además, Mínguez no se olvidó del resto del equipo, "el mejor" con el que ha contado desde que fue nombrado seleccionador. "Supieron interpretar la carrera a la perfección y estuvieron perfectamente compenetrados entre ellos", elogió, apuntando que alguno le mostró "su inmensa satisfacción" durante la celebración posterior por haber trabajado para un corredor con el que habían "crecido" viéndole "ganar".

Y el seleccionador citó como clave la concentración realizada días antes en Sierra Nevada, pese a que los elegidos estaban "muy cansados" de la Vuelta "algunos no estaban convencidos de ir". "Pero después ellos mismos han reconocido que les ha permitido trabajar bien, descansar de la mejor manera posible y crear un buen ambiente entre ellos que después se ha traducido en carrera", celebró.

"Alguno de los chicos me preguntaban si bajaban al coche a consultar la táctica en plena carrera y les dije que si hacíamos eso, se nos marchaba la escapada por delante. Debíamos de tener la lección bien aprendida y que si nos ganaban fuera porque eran mejores, no por un fallo nuestro", explicó Mínguez.