Ecclestone rechaza hablar de crisis en el 'gran circo' tras el escándalo de Max Mosley

Actualizado 23/05/2008 21:44:35 CET
Reuters

MÓNACO, 23 May. (EP/Reuters) -

Bernie Ecclestone negó hoy que la Fórmula 1 esté encarando una crisis económica inminente tras las afirmaciones hechas en público por Max Mosley, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), tras el escándalo sexual en que se vio involucrado.

El patrón de la Fórmula 1, en una carta remitida también a los presidentes de las marcas de incluidas en la FIA, también afirmó que la dirección de la Federación necesita ser liderada por una cabeza "creíble y respetada".

De este modo, el billonario británico, que recibirá un voto de confianza en la Asamblea General de la FIA el próximo 3 de junio, escribió una carta a los miembros del organismo para explicar su negativa a una posible renuncia a su cargo.

Por su parte, hasta el momento, Mosley ha tratado de salvar su credibilidad y cargo al frente de la presidencia de la FIA desde que el tabloide 'News of the World' publicara los detalles el pasado marzo de una orgía con prostitutas de ideología nazi. No en vano, el dirigente de la FIA ha mantenido un discreto segundo plano en el Gran Premio de Mónaco que se disputa el domingo.

Mosley advirtió de que la dirección de la Fórmula 1 puede verse amenazada por intereses comerciales que quieran hacerse con el dominio completo sobre el 'gran circo'.

El dirigente también dejó entrever que se ha producido un intento deliberado de desestabilizar la cabeza visible de la organización "en un momento crucial de su historia, pues deberá encarar una coyuntura económica complicada".

Estas afirmaciones chocaron de plano con las palabras de Ecclestone que quiso dejar claro que "no existe ningún tipo de crisis financiera en la Fórmula 1, al contrario, se encuentra en un estado de salud fortalecido por el apoyo de la mayoría de las principales firmas del sector a nivel mundial, así como por el apadrinamiento de algunas de las empresas más prestigiosas".

De hecho, el máximo responsable del Mundial de monoplazas dejó claro que la postura de su entidad es "continuar con la exitosa relación con la FIA". "Entendemos que mantener estos acuerdos benefician a toda la Fórmula 1 al completo", concluyó.