Massa gana, Alonso queda tercero y Hamilton ya es líder en solitario del Mundial tras la carrera de Montmeló

Actualizado 13/05/2007 19:19:32 CET

MONTMELÓ (BARCELONA), 13 May. (EUROPA PRESS) -

El piloto brasileño Felipe Massa (Ferrari) se adjudicó la victoria en el Gran Premio de España, cuarta prueba del Mundial de Fórmula 1, la segunda consecutiva tras vencer en Bahrein y haciendo valer su ventaja de partir desde la primera posición, en una carrera en la que el español Fernando Alonso (McLaren-Mercedes) sufrió una salida de pista en la primera curva y acabó tercero, por detrás de su compañero el inglés Lewis Hamilton, que sigue haciendo historia y ya es el nuevo líder del Mundial.

Alonso se jugó buena parte de sus opciones de victoria en la primera curva, en la que atacó a Massa para intentar sobrepasarle por el exterior, pero falló en el cálculo, llegaron a tocarse y sufrió una salida de pista que le costó dos puestos, siendo superado por Hamilton, que ganó dos posiciones, y por Raikkonen, aunque en la novena vuelta se encontró con la tercera posición, que conservó hasta el final, debido al abandono del finlandés de Ferrari por un problema en la suspensión.

El español no pudo repetir la victoria del año pasado en Montmeló, aunque logró subirse al podio por tercera vez esta temporada, tras ganar en Malasia y ser segundo en Australia, y queda segundo en la clasificación provisional del Mundial, ahora liderada por Hamilton, que deshizo a su favor el empate en la cabeza del campeonato que compartía con Alonso y Raikkonen y, con cuatro podios consecutivos, es el primero en solitario, seguido por Alonso y por Massa, a dos y tres puntos, respectivamente.

El espectacular estreno del prometedor piloto británico en el Mundial, con tres segundos puestos seguidos y un tercero que a sus 22 años le han convertido en la gran revelación y en nuevo candidato al triunfo, agiganta la amenaza en su propia casa para Alonso, que ya ha sido superado por Hamilton en dos carreras consecutivas y también el debate sobre la pugna por la jerarquía en McLaren, que ya da pie a comparaciones con la 'guerra' entre el malogrado Ayrton Senna y Alain Prost en los '80.

Hamilton sale de Barcelona como líder en solitario, reforzado como referente británico en la Fórmula 1, aunque por segunda vez consecutiva la victoria fue para Ferrari. El brasileño Massa no falló, aguantó el tirón en la primera curva y se hizo con su segundo triunfo en esta edición del campeonato, la cuarta en total, sin dar opciones a sus rivales, pues fue abriendo distancias a medida que pasaban las vueltas y acabó con 6,7 y 17,4 segundos de ventaja sobre Hamilton y Alonso, respectivamente.

La carrera perdió toda emoción en la cabeza a partir de la retirada de Raikkonen, dado que Massa fue marcando los mejores tiempos y no perdió la cabeza en sus dos paradas, anulando toda posibilidad de remontada de los McLaren. Tampoco le sirvió a Alonso arriesgar con unos neumáticos duros. Aunque la escudería británica refuerza su liderato en la clasificación del Mundial de constructores, las 'flechas plateadas' no pudieron con el peso de la 'pole' en el Circuit de Catalunya.

Un año más, y ya van siete consecutivos, y un total de diez en las últimas once ediciones del Gran Premio de España, ganó el piloto que partía desde la primera posición de la parrilla de salida, una buena muestra de la dificultad de adelantar en el trazado catalán, algo que no ha cambiado pese a la nueva 'chicane'. Así ocurrió también los seis últimos años: Alonso en 2006, Raikkonen en 2005 y Michael Schumacher los cuatro anteriores (2001-04), desde que Schumacher se quedó sin gasolina en 2000 y le dio el triunfo a Mika Hakkinen.

El Gran Premio de España, primero del campeonato en Europa, que ahora viaja a Mónaco, sitúa a Massa por delante de Raikkonen y reafirma la absoluta superioridad de Ferrari y McLaren respecto al resto, entre los que cabe destacar al polaco Robert Kubica (BMW Sauber), que logró su mejor puntuación en el campeonato, y también la sorprendente quinta plaza del escocés David Coulthard (Red Bull), que este año aún no se había estrenado.

El alemán Nico Rosberg (AT&T Williams) también logró su mejor clasificación, siendo sexto y superando al Renault del finlandés Heikki Kovalainen, séptimo, y al japonés Takuma Sato (Super Aguri), que dejó fuera de los puntos al italiano Giancarlo Fisichella (Renault). La cruz fue el abandono de ocho pilotos. Además de Raikkonen, tuvieron que retirarse el alemán Nick Heidfeld (BMW Sauber) y los dos Toyota del alemán Ralf Schumacher y el italiano Jarno Trulli, entre otros.