La selección femenina firma una primera fase en Francia de sometimiento al rival sin efectividad

Publicado 18/06/2019 13:03:47CET
Melanie Laurent/A2M Sport Cons/AFP7/Europapress

Jorge Vilda ha usado a 19 jugadoras en los tres primeros partidos y no ha repetido alineación

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La selección española femenina de fútbol ha completado una positiva primera fase del Mundial de Francia, donde logró el objetivo de ganar su primer partido en la historia de esta competición y también el pasar por primera vez a los octavos, y lo ha hecho sin renunciar a su filosofía, con la receta trabajada por Jorge Vilda a la que le ha faltado una mayor 'pegada' y efectividad ofensiva.

España ha cumplido con las previsiones más optimistas y estará entre las 16 mejores del torneo, un paso más en el crecimiento del fútbol femenino nacional, que además pudo saborear su primer triunfo, en el estreno ante Sudáfrica (3-1) para quitarse la 'espina' de lo sucedido hace cuatro años en Canadá.

Seguramente, el partido ante las 'Banyana Banyana' fue el peor del combinado nacional en esta primera fase, donde pudo pagar los nervios del debut y la casi obligación de ganar al teórico rival más débil, que además se adelantó en el marcador. Pero como había advertido el seleccionador, el equipo maneja más planes alternativos y los cambios en la segunda parte permitieron una remontada que alivió para los otros dos donde la imagen mejoró.

Así, al examen ante la potente Alemania, número dos del ranking mundial, sólo le faltó la sonrisa de haber arañado algo positivo. El combinado nacional pagó caro un error al descanso que empañó un buen partido donde a las internacionales se las vio más sueltas, sobre todo en la primera mitad donde tuvieron las mejores ocasiones, mientras que en la segunda, su rival se protegió bien con su experiencia y su físico.

Con medio billete para octavos en el bolsillo, quedaba el cierre ante la rocosa China, donde el empate valía a ambas para pasar a octavos pero donde únicamente fue España la que no especuló, teniéndose que conformar con un empate sin goles, que evidenció el talón de Aquiles de esta selección, a la que le ha costado sacar partido a su amplio dominio y control del partido.

Y es que las de Jorge Vilda han llevado al mayor escaparate internacional su filosofía de fútbol, apoyada en la posesión, desde la que han sometido a sus rivales, Alemania incluida, frente a la que tuvieron el 59 por ciento de la posesión. Ese fue el encuentro en el que menos tuvieron la pelota para atacar, ya que ante Sudáfrica fue del 72 y ante China, el 61. En total, una media del 64 por ciento.

Sin embargo, pese a la búsqueda de soluciones del seleccionador para mejorar el aspecto ofensivo, los goles se han resistido. Según las estadísticas de la FIFA, España ha lanzado 65 disparos en esta primera fase, pero sólo han ido a portería 23, algo más del 35 por ciento.

El peor día en este sentido fue el duelo ante las germanas, con sólo dos tiros a puerta, mientras que en el cierre ante las asiáticas, con un equipo muy ofensivo, hubo 9 y la portera Peng realizó intervenciones destacadas, y en el estreno ante las sudafricanas, 12. Tampoco sacó demasiado partido a los 20 saques de esquina lanzados.

Esto se ha reflejado en la carencia goleadora del combinado nacional, que sólo ha marcado en su primer partido y que sólo ha hecho un gol de jugada, el de Lucía García que significó el 3-1 ante Sudáfrica. Los otros dos vinieron por sendos penaltis de Jennifer Hermoso ante las africanas.

PAÑOS, PAREDES, LEÓN, CORREDERA, TORRECILLA Y HERMOSO, INDISCUTIBLES

En el lado contrario, sobresale también la solidez defensiva, pese a los dos goles concedidos, sobre todo el de las alemanas, en un despiste de Marta Torrejón. Irene Paredes y Mapi León han estado sobresalientes atrás en un equipo que ha concedido muy poco pese a su arriesgada presión alta y que se ha protegido también algo más con unas laterales menos 'ofensivas'.

La central vasca y la aragonesa han sido indiscutibles en las alineaciones de un Jorge Vilda, que no ha repetido once en ninguno de sus tres partidos, que ha buscado alternativas sobre todo el medio y arriba y que ya ha usado a 19 de sus 23 futbolistas. Únicamente no han jugado todavía las otras dos guardametas, Lola Gallardo y Sun Quiñones, y las centrales Andrea Pereira e Ivana Andrés.

Además de Paredes, León y Sandra Paños, también han jugado todos los minutos mundialistas hasta el momento la lateral Marta Corredera, que ha jugado en los dos lados, Virginia Torrecilla, la única fija en el centro del campo, y la delantera Jennifer Hermoso.

En este sentido, el seleccionador ha dejado claro que el rendimiento cuenta y jugadoras expertas y teóricamente fijas como Amanda Sampedro, Marta Torrejón, Vicky Losada y Alexia Putellas no han sido del todo protagonistas.

Sampedro y Losada sólo han jugado la primera parte en el debut, Torrejón fue suplente ante China y Alexia partió este lunes desde el banquillo. Jóvenes como Lucía García y Nahikari García, más una Patri Guijarro que jugó ante las chinas su primer partido completo, han cogido, de momento, el relevo.