Un Barça desinflado a domicilio en cruces europeos

FOOTBALL - UEFA CHAMPIONS LEAGUE - 1/2 FINAL - LIVERPOOL v FC BARCELONA
CRAIG GALLOWAY/Pro Sports Imag/AFP7/Europapress
Publicado 08/05/2019 14:46:57CET

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El FC Barcelona volvió a evidenciar este martes con su eliminación por cuarto año consecutivo de la Liga de Campeones su ya casi endémico mal a domicilio en el torneo, tanto en el aspecto ofensivo como en el defensivo, con otra goleada encajada en Anfield.

El conjunto azulgrana se despidió de la 'Champions' otra temporada más sin poder alcanzar la final, después de desperdiciar un más que valioso 3-0 ante un Liverpool, que le remontó con un espectacular 4-0 en su estadio, otra 'tumba' europea como lo fuesen en estas últimas cuatro campañas el Olímpico de Roma, el Juventus Stadium o el Vicente Calderón, de donde además se marcho de vacío.

Y hay un denominador común en las temporadas más recientes del Barcelona en la Liga de Campeones. Desde que ganó su quinta 'Orejona' en 2015, no ha dado con la tecla como visitante en los cruces a partir de octavos a nivel ofensivo y sólo ha marcado cuatro goles en los nueve desplazamientos que ha realizado desde la 2015-16, tres de ellos de Leo Messi.

El '10' argentino firmó el doblete del 0-2 en la ida de los octavos de la temporada 2015-16 frente al Arsenal y anotó el tanto del empate de la ida de la misma ronda de 2017-18 ante el Chelsea. Ni en Madrid, ni en París, ni en Turín, ni en Roma, ni en Lyon, ni en Manchester y ni en Liverpool pudo marcar. El otro tanto fue en propia puerta de Luke Shaw en la ida de cuartos en Old Trafford de esta campaña, la otra victoria junto a la mencionada del Emirates Stadium de estos nueve partidos.

A esa falta de gol tampoco ha ayudado la extraña racha del '9' del equipo, incapaz de llevar su 'olfato' en LaLiga Santander a la 'Champions', ofreciendo un nivel goleador más bajo en los últimos años. El de Salto sólo ha marcado un gol esta temporada en el torneo, precisamente ante el Liverpool en la ida de semifinales, misma sequía que sufrió el año pasado con sólo un tanto (Roma) en diez encuentros.

Además, no marca en el máxima competición continental fuera de casa desde el 16 de septiembre de 2015, cuando el Barça entrenado por Luis Enrique estrenaba la temporada europea con un empate a uno en el Olímpico ante la Roma.

LA DE ANFIELD, CUARTA GOLEADA EN TRES AÑOS

La remontada del Liverpool es la última de otras también abultadas y dolorosas goleadas. Este martes, tras el encuentro en Anfield, rápidamente se vino a la mente de jugadores y aficionados el descalabro que vivió el equipo catalán en Roma, donde el equipo italiano le dio la vuelta al 4-1 de la ida en el Camp Nou gracias a un 3-0 en el Olímpico.

Pero hace dos campañas, el Barcelona ya sufrió dos tropiezos enormes fuera de casa en Liga de Campeones. En la ida de octavos, el 14 de febrero de 2017, el PSG barrió por 4-0 a un Barcelona endeble, que veía como el sueño europeo se esfumaba. Pero el Camp Nou volvió a ser un talismán y testigo de una de las mayores remontadas de la historia, cuando Sergi Roberto hizo el 6-1 en el descuento para avanzar a cuartos.

Las circunstancias en las que llegó el conjunto 'culé' a la siguiente fase hacían pensar que su confianza se había reforzado en su camino hacia la final. Pero la Juventus se convirtió en otro escollo y se le atragantó a un conjunto catalán de nuevo lejos de su nivel, que volvió a sufrir otro palo europeo con un duro 3-0. Esta vez, la vuelta en el feudo azulgrana no sirvió de nada, ya que la 'Vecchia Signora' empató sin goles.

Antes de estos reveses, en la temporada 2015-16, cuando defendía título, los azulgranas, tras superar al Arsenal, se plantaron en cuartos ante el Atlético de Madrid. El equipo entrenado entonces por Luis Enrique llegó al Calderón con un exigua renta de 2-1, pero tampoco marcó y los rojiblancos se llevaron el pase con un 2-0.

Contador