Actualizado 17/11/2015 13:52 CET

¿Está bien suspender el partido entre Bélgica y España?

Silva, Cesc, Juanfran y Jordi Alba celebran un gol con la selección española
REUTERS

MADRID, 17 DE NOVIEMBRE (EDIZIONES)

   Aún colea el terrible atentado que sufrió París el fin de semana pasado. Aún continúa la alerta de acto terrorista, tanto en Francia como en Bélgica. Europa entera está en alerta. Porque puede haber más. El riesgo existe. La pasada madrugada, el gobierno belga decidió suspender el partido entre su selección y la nuestra por esta razón. Por eso, La Roja ya está de vuelta en España. Pero esta decisión no ha contentado a todos. Hay quien cree que debería haberse jugado. Veamos las razones de unos y de otros.

   1.- A FAVOR DE LA SUSPENSIÓN

   Las autoridades belgas, que están en alerta máxima y haciendo investigaciones, aseguran que uno de los terroristas de París que logró escapar está en un barrio de Bruselas. Un barrio, además, del que se dice que es la cuna europea del yihadismo. Las informaciones que llegan desde instancias policiales belgas son que el terrorista tiene intención de seguir con la ola de atentados y perpetrar uno más durante los próximos días.

   Ante estas informaciones, el gobierno belga ha decidido suspender el partido por razones de seguridad. No quiere exponer a ningún peligro a ninguna de las 50 mil personas que pudieran acudir al estadio donde el encuentro se jugaría. Es un blanco perfecto para el terrorismo. Por lo tanto, con el alto riesgo existente, parece lógico que el partido se suspenda.

   Nadie mejor que las autoridades belgas saben qué es lo que está pasando y qué riesgos existen. Por lo tanto, si la policía no es capaz de garantizar al 100 por cien la seguridad de los asistentes al partido, lo más sensato es hacer lo que se ha hecho, suspenderlo.

   2.- EN CONTRA DE LA SUSPENSIÓN

   Por el contrario, muchas personas creen que suspender el partido de fútbol es una señal de que el terrorismo ha ganado. Abogan por seguir con la vida normal, con la agenda ya pactada, para dar ejemplo a los terroristas y mandar el mensaje de que no podrán con la democracia ni con los demócratas. Lanzar un mensaje de que somos fuertes y que no tenemos miedo.

   Suspenderlo significa una pequeña derrota ante los violentos. Porque, además de matar, buscan el miedo y la paralización de la gente. Jugar el encuentro sería, además, un acto de orgullo, del tipo que los parisinos nos enseñaron cuando salían de Saint Denis cantando La Marsellesa. El mensaje sería: Sin miedo y con orgullo, No al terrorismo. Eso significaría jugar el partido.

   Por otro lado, ya habido casos de atentados cerca de espectáculos deportivos. En España existen varios ejemplos. Recordemos el aviso de bomba en el Santiago Bernabéu. O incluso el atentado en las inmediaciones del mismo en el año 2002 unas horas antes de las semifinales de la Champions League que enfrentaron a Real Madrid y Barcelona. Y el partido se jugó. Porque las medidas tan duras que se impusieron fueron capaces de garantizar la seguridad de todos los asistentes. Por esa razón, se podría jugar el Bélgica-España, porque se puede garantizar la seguridad.

   Estas son las razones de uno y otro. ¿Qué piensas tú? ¿Debería haberse suspendido el partido?

Para leer más