Actualizado 16/01/2007 20:18 CET

Fútbol.- El alcalde de Tarragona avanza que no se siente responsable de la posible dimisión del presidente del Nàstic

TARRAGONA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal, se reafirmó hoy en sus críticas a la gestión del presidente del Gimnàstic de Tarragona, Josep Maria Andreu, y avanzó que no se siente responsable de la posible dimisión de Andreu en el cargo, que podría producirse esta noche durante la reunión del consejo de administración del club.

Unas recientes declaraciones del alcalde, en que criticaba la gestión del club y calificaba de "fracaso" el posible descenso del equipo, actual colista de Primera División, a Segunda División A, entre otras cuestiones, habrían sido el detonante de la decisión de Andreu, quien ya quiso abandonar el cargo el pasado mes de noviembre.

Sin embargo, horas antes de la reunión de la directiva del club, Joan Miquel Nadal se reafirmó en sus declaraciones y manifestó que tenía la voluntad y la "obligación" de dar "un toque de atención" sobre la situación del Nàstic de Tarragona como representante del consistorio, máximo accionista del club (con un 42 por ciento).

"Mi candidato siempre ha sido Andreu y él lo sabe. Que no me pongan como excusa". "Yo no he sido la causa", avanzó Nadal, quien mantuvo que "hay cosas dentro del club que no van bien", aunque no las quiso comentar públicamente, pese a que reconoció que estuvo "desafortunado" al hablar de "fracaso" sobre un posible descenso.

En este sentido, el alcalde tarraconense admitió que pudo haber estado "desafortunado al utilizar la palabra fracaso". "Pude hablar de desilusión, pero quise dar un toque de atención y lo he dado, no lo retiro. Y creo que es mi obligación. Ser alcalde implica estar a las duras y a las maduras", afirmó Nadal.

Josep Maria Andreu cumple su sexta temporada como presidente del Nàstic y en 2006 logró el ascenso del Nàstic a Primera División 56 años después de la anterior etapa del equipo en la máxima categoría, aunque, durante esta campaña 2006/07, el pasado mes de noviembre, ya mostró su intención de abandonar la presidencia.

Sin embargo, debido a las discrepancias en la directiva para designar a un sucesor, José Luis Vilar o Jordi Virgili, Andreu optó por continuar. En lo deportivo, el Nàstic destituyó a Luis César Sampedro a mitad de curso y apostó por Paco Flores, aunque sigue como colista de Primera, ahora a nueve puntos de la zona de permanencia.