Fútbol.- (Ampl.) Un segundo agente de policía herido de gravedad y más de cien heridos tras el Palermo-Catanania

Actualizado 03/02/2007 0:32:37 CET

ROMA, 2 Feb. (EP/AP) -

Un agente de policía herido de gravedad y más de 100 heridos se sumaron al agente de la unidad móvil de la Policía de Catania que resultó muerto en los incidentes ocurridos hoy a la conclusión del encuentro que enfrentó al Catania y al Palermo (1-2), con el que se dio inicio a la vigésimo segunda jornada de la Serie A italiana.

De acuerdo con la 'Gazzetta dello Sport', otro agente de policía habría sido herido. Tras ser inmediatamante trasladado al hospital Garibaldi de Catania su situación es de extrema gravedad.

El citado hospital recibió, además, más de cien heridos entre los aficionados y miembros del cuerpo nacional italiano de policía que tomaron parte en un nuevo capítulo negro del 'calcio'.

El agente de policía Filippo Raciti murió en unos enfrentamientos entre hinchas y las fuerzas del orden en la isla de Sicilia. Según informaron las agencias de prensa italianas, que citaron a la policía de Catania, el agente fue golpeado en la cara con un artefacto explosivo.

El clásico de Sicilia estuvo suspendido durante 40 minutos por el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía fuera del estadio Angelo Massimino de Catania, debido a incidentes con los hinchas del Palermo.

Los gases lacrimógenos de la policía provocaron un clima irrespirable, que obligó a los jugadores volver a los vestuarios. No obstante, el partido pudo concluirse con victoria local después de la reanudación.

La primera consecuencia del incidente ha sido la suspensión de la jornada de la Serie A y B que debía disputarse este fin de semana en señal de duelo por la muerte del policía, según anunció el presidente de la Federación italiana de Fútbol, Luca Pancalli.

"Dispongo la suspensión de toda la actividad. El 'calcio' en Italia se cierra. Ya basta, verdaderamente basta. Es una situación que no quiero ni comentar, perder la vida a los 38 años es increíble. Esto no es deporte", dijo Pancalli.