Actualizado 23/03/2007 23:25 CET

Fútbol.- Blatter asegura que el fútbol está "enfermo por la violencia"

ZÚRICH (SUIZA), 23 Mar. (EP/AP) -

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, realizó un repaso a la actual situación futbolística que, precisamente, no pasa por su mejor momento en relación a los bochornosos acontecimientos vividos en Valencia, Sevilla o Italia, y aseguró en la sesión de hoy del Comité Ejecutivo que "el fútbol está enfermo por la violencia".

Blatter, muy reflexivo, argumentó sobre la necesidad de acabar con esta situación. "El fútbol mundial se enfrenta a una encrucijada, plagado por la violencia de jugadores y aficionados. Nuestro fútbol está enfermo y tenemos que encontrar una medicina para darle a nuestro deporte", indicó.

El máximo mandatario del fútbol mundial criticó la conducta de aquellos jugadores que se pelean en los terrenos de juego y mencionó el caso entre Chelsea y Arsenal durante la final de la Copa de Inglaterra el mes pasado, como algo que "no puede repetirse".

"¿A dónde se dirige el fútbol, si los jugadores se están agarrando por el cuello?", preguntó Blatter. "Si los jugadores no tienen educación, si los entrenadores no aplican la disciplina, entonces hay motivos para preocuparse", matizó el presidente de la FIFA.

Además, el suizo señaló que quiere que terminen los escándalos de arbitraje, que afectaron a Alemania e Italia el año pasado. "Necesitamos la ayuda de los árbitros, ellos son los guardianes de la ética en el fútbol", expresó.

Por otro lado, Blatter sostuvo que el futuro del fútbol será un tema importante cuando el congreso de la FIFA se reúna en mayo en Zúrich, y adelantó que a muchos técnicos no les agradará una propuesta para limitar el número de jugadores extranjeros que un club puede alinear.

Por último, señaló que el comité ejecutivo expresó su plena confianza en la capacidad de Sudáfrica para organizar la Copa del Mundo de 2010, y minimizó el problema de la criminalidad. "Las grandes capitales y ciudades del mundo tienen índices de criminalidad mayores que en Sudáfrica", concluyó.