Iago Aspas y Boufal dan vida al Celta y meten en problemas al Girona

LALIGA
Actualizado 20/04/2019 20:32:32 CET

Rayo y Huesca se quedan sin tiempo

   MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

   El RC Celta dio un paso más hacia la permanencia al imponerse este sábado al Girona (2-1) en la jornada 33 de LaLiga Santander, un resultado que da aire a los gallegos y que mete de lleno al cuadro catalán en la pelea por tratar de eludir el descenso de categoría, una tarea para la que se quedan sin tiempo Rayo y Huesca (0-0).

   En un Balaídos con el ambiente de las grandes ocasiones, los de Fran Escribá no defraudaron a la parroquia viguesa y se hicieron pronto con el control del partido; de hecho, antes del cuarto de hora ya habían disfrutado de tres grandes ocasiones, pero en todas se encontraron con un entonado Bono que desbarató los disparos de Boufal, Boudebouz y Maxi Gómez.

   El delantero uruguayo, además, pudo abrir la cuenta antes de la media hora en un remate de cabeza cruzado que se marchó rozando el palo, pero tuvo que ser el héroe celeste, Iago Aspas, el que abriera la cuenta: Boufal se internó en el área y sirvió un buen centro para que el delantero de Moaña, cayéndose, mandase el balón al fondo de las mallas (min.34) y anotase su sexto gol en sus últimos cuatro partidos jugados.

   La euforia gallega se frenó nada más comenzar el segundo acto (min.48) después de cinco minutos de incertidumbre mientras el colegiado consultaba el VAR para interpretar si Stuani tocaba el balón en la acción previa a que Portu viese puerta. Finalmente, el tanto subió al marcador.

   Sin embargo, de nuevo apareció Sofiane Boufal en el 69, que tras recortar a Pedro Porro armó un disparo con rosca desde fuera del área imposible de atrapar para su compatriota en la portería albiiroja. De esta manera, el Celta adelanta al Girona en la clasificación y suma 35 puntos, por 34 de los catalanes. Así, dejan la zona de descenso a tres y dos puntos por debajo, respectivamente.

   La zona roja engulle ya a Huesca y Rayo, último y penúltimo como 26 y 28. Una nueva final en Vallecas condenó un poco más a ambos, con cinco partidos por delante y la obligación de ganar más que en muchos meses. El Huesca repitió la estrategia de aguantar y llegar con fuerzas al final. El Rayo terminó encontrando las ocasiones pero no la puntería, algo que hasta ahora no le había fallado a Jémez.

   Raúl de Tomás logró ver puerta pero la jugada quedó anulada por el VAR por un fuera de juego previo. Embarba, Bebé y Pozo dieron mucha verticalidad a los locales, de nuevo a la carga tras el descanso. Francisco metió al 'Cucho' y el Huesca dio un paso adelante de cara a la última media hora. El 'Chimy' Ávila y Enric Gallego pasaron a rondar el gol, sin renunciar el Rayo al ataque.

   El Huesca tuvo la victoria a la contra y el Rayo a base de buenas jugadas que les faltó el remate o un pelo para encontrar algún penalti. Ambos se 'salvaron' y ambos cayeron derrotados, en un empate que, a falta de que termine la jornada, les aleja un poco más de la salvación en una dinámica de resultados que no mejora. Una jornada menos para obrar un milagro.