Actualizado 11/08/2015 14:54 CET

Iniesta, a la caza de Xavi

Andrés Iniesta gol final Mundial Sudáfrica selección española Holanda
Foto: JERRY LAMPEN / REUTERS

MADRID 11 DE AGOSTO (EDIZIONES)

   Andrés Iniesta puede convertirse en el jugador español con más títulos de la historia. Junto con Xavi Hernández, claro está. Si el F.C. Barcelona se proclama hoy campeón de la Supercopa de Europa, el de Fuentealbilla podrá levantar su 28º título en su carrera deportiva. Una cifra extraordinaria y que podría superar esta temporada si el Barça se alza también con el Mundialito de Clubes de el próximo invierno.

   Andrés Iniesta debutó con el primer equipo en la temporada 2002-2003 de la mano y a las órdenes de Louis Van Gaal. Estuvo durante esa y la siguiente temporada alternando partidos con el primer equipo y con el filial, el Barcelona B. Fue en la temporada 2004-2005 cuando subió definitivamente al primer equipo. Esa temporada jugó 37 partidos de Liga. Aunque no fue titular indiscutible en su equipo. Y “casualmente”, el club blaugrana se proclamó campeón de Liga de la mano de Frank Rijkaard. El manchego se hizo con su primer título, uno de los 27 que conseguiría hasta la fecha. En 2005 levantaría su segundo trofeo, esta vez la Superocopa de España. Primer año y primer doblete.

   En 2006 volvería a ganar títulos. Revalidó el campeonato liguero, la Supercopa de España y lo más importante, se hizo con su primera Champions League. En dos años, cinco títulos. Comenzaba su meteórica carrera. Pero en 2007 no pudo levantar ninguna copa. Fue su segundo año en blanco desde que llegó al primer equipo. 2008 tampoco fue bueno para Iniesta en cuanto a lo que palmarés se refiere. Si no contamos con que ganó la Eurocopa con la selección española, claro. Titular indiscutible para Luis Aragonés, jugó todos los partidos de la Eurocopa desde el inicio.

   Llegó el 2009. Probablemente el mejor año del manchego. Y del F.C. Barcelona. Llegó Pep Guardiola y llegó el famoso sextete. Lo ganó todo. Lo jugó todo. Y a un nivel impresionante. Se consagró, si no lo había hecho ya, como un jugador de clase mundial, de esos que todos los equipos del planeta se pelean por tener en sus filas. No ganó Eurocopa y Mundial porque no tocaba ese año, que si no, quien sabe. El Mundial lo dejó para 2010.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   El año 2010 no se le podrá borrar de la memoria. Además de ganar el campeonato doméstico y la Supercopa de España por cuarta vez en su carrera, se hizo nada más y nada menos que con un Mundial. Y con un papel más que destacado, recordemos que marcó el gol de la final contra Holanda. Ningún españolito de a pie que le guste el fútbol podrá olvidar ese gol. Era lo que le faltaba a Iniesta. Sólo le faltaba el Mundial para ganar todos los títulos. No le quedaba nada nuevo que ganar. Desde ese momento sólo podía repetir títulos.

 

   2011 y 5 títulos. A punto estuvo de reeditar el sextete de 2009. Sólo el Real Madrid fue capaz de quitarle un título, el de la Copa del Rey. El F.C. Barcelona perdió contra el equipo blanco por 1-0 con gol de Cristiano Ronaldo. Aún así, sumó ese año su vigésimo título. Una proeza. Con todo, el hambre de títulos no decayó. Al año siguiente se hizo con la Copa del Rey que no pudo conseguir el año anterior. Y reeditó otro título con la selección española, la Eurocopa de 2012. ¿Os acordáis de la fotografía de Andrés Iniesta rodeado de 5 italianos en la final del campeonato? Impresionante. Nadie podía quitarle el balón. Fue el mejor de la final y de la Eurocopa entera.

   2013 se alzó con la liga de nuevo y con la Supercopa de España. Ya contaba con 24 títulos en su haber. En 2014 fue un año en blanco. Parece que fue para coger carrerilla para el 2015, ya que se hizo con el triplete de Liga, Champions y Copa del Rey. Ahora apunta a su cuarto título del año. Apunta a igualar a Xavi Hernández, el jugador más laureado de la historia del fútbol español. Pero si gana la Supercopa de Europa y la Supercopa de España, además de encarrilar el segundo sextete, se alzaría con 29 títulos y con el récord del jugador más laureado. Lo merece.