Actualizado 02/11/2015 21:11 CET

Retraso en la vuelta de titulares del Madrid, ¿recaídas o estrategia?

Rafael Benítez, entrenador del Real Madrid
REUTERS

MADRID, 2 DE NOVIEMBRE (EDIZIONES)

   En los último tiempos, estamos viendo y nos estamos acostumbrando a que la enfermería del Real Madrid esté más que llena. Hay muchos jugadores lesionados. Los ha habido desde que la temporada ha empezado. Las causas deberán mirarlas el staff técnico. Ya planteamos aquí si era pura casualidad que hubiera tantos jugadores de baja o si era por alguna otra razón por la que los técnicos debieran tomar medidas diferentes.

   Es ahora, durante el mes de noviembre, cuando se producirá el goteo constante de jugadores que vuelven de sus lesiones al primer equipo. Como por ejemplo, el deseadísimo James Rodríguez. O Sergio Ramos. Pepe también está ya para competir. Gareth Bale está casi, casi, lo mismo que Benzema...

Varios de ellos han sufrido recaídas en sus lesiones, y por ello se han retrasado aún más en su vuelta a los terrenos de juego. Es el caso, por ejemplo, del colombiano James. Cuando parecía que se acaba su tiempo de convalecencia, en un entrenamiento volvió a resentirse de su dolencia, posponiendo su recuperación y vuelta al once unas semanas más. Lo mismo le ha ocurrido a Gareth Bale. Recaídas que demoran la vuelta a los terrenos de juego.

   Otro caso parecido es el de Luka Modric. El croata, jugador clave en el esquema del técnico blanco, se rompe y está de baja unas cuantas semanas. Cuando parece que ya está para jugar, no se le convoca y cuando lo hace, juega solo una mitad porque le han aparecido molestias. Al ver esto, cualquier madridista se pregunta ¿es casualidad o es que Modric aún no estaba recuperado? Mala suerte. No podemos desconfiar del jugador. Al final, él es quien dice si está o no para jugar.

   Para el partido contra Las Palmas, ya había tres jugadores lesionados que podían jugar el partido y no lo hicieron. Benítez arguyó que no quería ponerles en riesgo, que aunque ya estaban para jugar, era demasiado riesgoso para ellos. Un argumento de peso y muy razonable que puede responder a muchas preguntas. Aunque con la respuesta a esta, nos surge otra pregunta. ¿Estará reservando a sus jugadores para despistar a sus rivales? Por qué decimos esto:

   Porque el próximo martes se juega un partido importantísimo de Champions League y no quiere dar ninguna pista a su rival de qué once saldrá al Bernabéu. Lo mismo podemos decir del partido de liga del fin de semana contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuan. Un partido durísimo. Una salida que siempre es complicada para el Real Madrid y que además, precede a un Clásico, a un Real Madrid – Barcelona.

   ¿Quiere Benítez hacer esta estrategia de despistar a sus rivales? No decir con quién vas a jugar siempre es un elemento de distracción para el rival, que no sabrá cómo plantear, al 100%, el partido. ¿Pero es una estrategia o es que aún están por recuperase y no juegan por ello? Puede que incluso sean las dos cosas y que el técnico blanco la utilice para no poner fáciles las cosas a sus rivales.

   Ha quedado claro que los suplentes están haciendo un buen trabajo. Así que, ¿por qué no jugar al despiste con los rivales? El mes de noviembre es muy duro para el Real Madrid. Mejor no dar ninguna pista...

Para leer más