Robert Moreno: "Siempre pensé en ser primer entrenador, pero no de esta manera"

Actualizado 19/06/2019 18:39:00 CET
442135.1.500.286.20190619165925
Vídeo de la noticia

LAS ROZAS (MADRID), 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El nuevo seleccionador nacional, Robert Moreno, confesó vivir un "día agridulce" tras ser elegido el relevo de Luis Enrique Martínez en el banquillo del combinado nacional porque su meta era llegar a ser "primer entrenador pero no de esta manera", y mostró su deseo de dejar el "trabajo" del asturiano "en lo más alto".

 

"No sé por dónde empezar. Dar las gracias al presidente y a Molina por la confianza que depositan en nosotros. Es un día agridulce, más agrio que dulce, porque siempre pensé en ser primer entrenador pero no de esta manera", afirmó Robert Moreno en rueda de prensa acompañado por Luis Rubiales y José Francisco Molina, presidente y director deportivo de la RFEF.

 

El nuevo seleccionador confesó que tenía "mucha tristeza" y que le era "difícil afrontar algo que en otro momento sería muy bonito por las circunstancias que se dan". "Es algo que aceptamos y ahora queremos dejar el trabajo de Luis en lo más alto, llegando a la Eurocopa y ganándola", apuntó.

 

"Me ha valido que Luis estaba de acuerdo y que nos ha apoyado, eso es lo que más me ha animado y lo más importante. Además, la RFEF ha valorado nuestro trabajo y nuestra profesionalidad, y eso es importante porque su apoyo es clave", comentó.

 

Para el catalán, no era un día de "alegría", pero sí de "responsabilidad". "Vendrán momentos buenos y también malos, y nos va a valorar por los resultados, pero estamos convencidos de que con trabajo y con este grupo vamos a conseguir buenos resultados", declaró. "Es una responsabilidad y un honor poder defender a la selección de tu país desde el banquillo", agregó.

 

Robert Moreno descartó el no tener experiencia para el cargo. "Sí que la tengo. Llevo nueve años con Luis en vestuarios de máximo nivel, entrenando con los mejores del mundo y viendo las decisiones que tomaba. Hace nueve años tenía una experiencia acumulada en los metodológico y me faltaba el conocimiento del vestuario y los jugadores, pero Luis trató de inculcármelo", replicó.

 

"Esta oportunidad llega por un camino que no gusta, pero hay que afrontarla. Estoy confiado en que haremos un gran trabajo. No puedo garantizar que ganemos, pero por trabajo y profesionalidad no va a ser. Si no confiamos en nosotros mismos... Los resultados marcarán y si llegamos a la Euro y la ganamos, nadie se acordará de si tenía más o menos experiencia. Sabemos que todo lo que hagamos no va a gustar a todo el mundo, pero ayudaremos a los jugadores a tener recursos para afrontar los partidos", prosiguió.

 

"AHORA ME TOCA TOMAR LAS DECISIONES A MÍ"

 

Sobre si seguirá pidiendo consejo al asturiano, el nuevo seleccionador recordó que el de Gijón "es muy respetuoso con todos los códigos". "Ahora me toca estar de primer entrenador, pero no niego que en un momento de duda si necesito su opinión se la preguntaré. En estos nueve años he intentado sacarle todo lo que me ha podido aportar y ahora me toca a mí tomar las decisiones principales", aclaró.

 

Tampoco le preocupa su influencia sobre los internacionales. "Hemos aprendido los valores que mueven a Luis, que van más allá del fútbol y que nos han marcado. Estoy muy influenciado en su manera de trabajar y esos momentos con los jugadores son más fáciles y fluidos de lo que se puede pensar porque quieren que les ayudes a ganar y que se sientan personas e importantes. Asumo lo que implica tomar decisiones, pero las tomaremos y trataremos de hacerlo lo mejor posible", aseveró el técnico, al que sólo le da "miedo una situación" que no pueda "controlar" como le ha pasado a su "amigo".

 

Robert Moreno no tiene previsto salirse del "camino marcado por la selección en los últimos años". "El juego siempre ha sido el mismo en los equipos de Luis. Aquí cambia que te reúnes cinco veces al año y en este sentido nos beneficiaría que los equipos, sobre todo los grandes, desarrollasen nuestro estilo", puntualizó.

 

De todos modos, no se considera "fundamentalista de nada" y que ha "tocado todos los palos a nivel ofensivo y defensivo". "Con los jugadores que tienes, debes de sacar el máximo rendimiento que puedas y no hay que pedirles cosas en contra de su naturaleza", detalló el barcelonés, que "en principio", no unirá a nadie al cuerpo técnico porque "es difícil incorporar a alguien cuando llevas tantos años juntos y con una dinámica".

 

"Hay que ser respetuoso con todos los rivales, volver a ser humildes, hacer grupo fuerte y que se identifique con la forma de jugar. No hay que tener miedo a nadie, pero cuando nos creamos superiores a alguien empezaremos a perder. Tenemos una muy buena selección", concluyó Robert Moreno.