Publicado 02/09/2022 22:58

La selección femenina se da un respiro ante Hungría

Las jugadoras de la selección española celebran el gol de Irene Paredes ante Hungría
Las jugadoras de la selección española celebran el gol de Irene Paredes ante Hungría - AFP7/OSCAR J. BARROSO/EUROPA PRESS

LAS ROZAS (MADRID), 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La selección española femenina de fútbol mantuvo este viernes su pleno de victorias en la fase de clasificación para el Mundial de 2023 de Austria y Nueva Zelanda, y aunque le faltó más contundencia, se impuso sin problemas por 3-0 a Hungría en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid) para al menos olvidar por momentos todo lo sucedido en los días previos.

Después de una concentración de momento muy turbulenta, las internacionales no firmaron seguramente un partido de gran brillo, aunque no dejaron de intentarlo en todo momento. La portería quedó a cero una vez más en esta fase, pero el caudal ofensivo, situado en más de siete goles por encuentro, bajó ostensiblemente en una noche en la que faltó algo más de eficacia en los metros decisivos.

Jorge Vilda no introdujo demasiadas novedades respecto al último once que alineó en la Eurocopa ante Inglaterra ya que dos de ellas eran por obligación, las de Ivana Andrés y Claudia Zornoza por las lesionadas 'Mapi' León y Aitana Bonmatí, mientras que Misa Rodríguez tuvo la titularidad en la portería en una noche tranquila para la canaria.

España dominó desde el pitido inicial frente a una rival que apenas pudo desplegarse y que en pocas ocasiones pudo cruzar la línea del mediocampo. El combinado húngaro prefirió pertrecharse cerca de Biro en busca de evitar la mayor goleada posible como ya le sucediera en su estadio (0-7).

Las locales tardaron en encontrar su mejor ritmo, casi siempre por el lado izquierdo, por donde Olga Carmona aprovechó los espacios que le dejó Mariona Caldentey para entrar con peligro una y otra vez. Hungría defendió mejor por su lado izquierdo, donde su defensa controló con más eficacia y orden a una Athenea del Castillo que siempre que pudo lo intentó, aunque sin demasiado éxito.

Zornoza fue la primera en probar los guantes de Biro, que fue valiente para tapar poco después el enésimo envío de Carmona hacia Esther González, pero no pudo evitar un choque que le provocó un fuerte golpe en la cabeza por el que tuvo que ser vendad e hizo que el partido se detuviera unos minutos.

Tras la reanudación, llegó el 1-0, obra de Esther, que ejecutó un maravilloso pase al espacio de una imperial Patri Guijarro. Sin tiempo a que Hungría encajase el golpe, Irene Paredes cabeceó a la red el 2-0, un tanto que seguramente le sacó una sonrisa tras unos días complicados. La grada, muy cariñosa con la capitana desde el anuncio de la alineación, y sus compañeras, también hicieron piña con la central.

A partir de ahí, España, pese a no dejarlo de intentar, notó también el momento de la temporada y fue bajando un poco el pistón y no pudo ampliar más el marcador en un tramo final marcado en el lado negativo por la lesión de Mariona Caldentey, que se torció en una jugada el tobillo derecho y no pudo seguir.

En busca de mantener la mayor intensidad posible, además del cambio obligado de la balear por Lucía García, también entraron Amaiur Sarriegi y Laia Aleixandri, de nuevo en su puesto más natural en la defensa. La delantera de la Real tuvo una buena ocasión para el tercero tras una acción individual de la nueva jugadora del United, pero no acertó en el inicio de una segunda mitad donde Hungría adelantó algo más sus líneas. La capitana Vago tuvo el honor de realizar el primero disparo del partido de las suyas, suave para Misa.

Pese a llevar la batuta gracias a la calidad de Patri Guijarro, capaz de crear y de destruir, y Claudia Zornoza, el combinado nacional no era capaz de aumentar su renta en el marcador, aunque la centrocampista madridista tuvo una buena ocasión para haberlo hecho. Para aumentar el poderío ofensivo, Vilda echó mano para la media hora final de Jenni Hermoso, situada como enganche y que no estuvo lo suficientemente rápida en el área para aprovechar otra buena internada de una animada Lucía García.

Guijarro vio recompensado su gran partido con un sensacional gol de otra de sus mejores cualidades, su potente disparo desde fuera del área. España tuvo más opciones, pero no acertó más en un tramo final que sirvió para que Oihane Hernández tuviese su debut con la Absoluta. El martes cierre de esta fase ante Ucrania en el mismo escenario.

Contador

Más información