Sergio Ramos: "Para nada me quiero ir, mi sueño es retirarme en el Real Madrid"

439340.1.644.368.20190530175211
Vídeo de la noticia
Actualizado 30/05/2019 23:42:18 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

   El defensa y capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, confirmó este jueves que "para nada" se quiere ir del conjunto madridista, poniendo fin de este modo a la posibilidad de una marcha al fútbol chino e insistió en que su deseo es retirarse en su actual club, reconociendo que "la 'patita'" que le une a Florentino Pérez estaba "floja" porque había cosas que le habían "dolido", aunque lo dio todo por "solucionado".

   El central andaluz compareció ante los medios de forma casi inesperada, en la Ciudad Deportiva del conjunto blanco, para aclarar "todo el jaleo" montado debido a su posible marcha y para "aparcar cualquier tipo de debate y que nadie se quede con ninguna duda" al respecto.

   "Para nada me quiero ir, siempre he dicho que mi sueño es retirarme aquí y el presidente puede decir que nunca me iría siempre y cuando tuviese contrato y que incluso jugaría gratis porque así lo siento", aseveró ante los medios.

   El de Camas reconoció que se habían "especulado muchas cosas" sobre su futuro, pero que su deseo es retirarse de blanco. "Soy madridista y me quiero retirar aquí y acabar mi contrato. El día que me vaya, quiero que sea por la puerta grande y ganando, que es como me merezco tras muchos años", aseveró, puntualizando que la propuesta recibida era "fuera de lo normal" y que Zinédine Zidane "estaba al día".

   El internacional español, que confirmó que había una propuesta del fútbol chino, admitió que una de las cosas que le llevan a seguir es el sentirse "querido por el presidente, la afición y los compañeros". "Esa 'patita' --con Florentino Pérez-- estaba floja, y a partir de ahora ya no habrá más problemas", sentenció.

   "Quién no se ha peleado con su padre", señaló Ramos sobre su relación con el máximo mandatario. "Era un tema de confianza y de cariño emocional con el presidente, había cosas que no me gustaban y que me habían dolido y que era mejor solucionarlo cara a cara, porque es aquí donde quiero estar", apuntó.

   El capitán merengue aseguró que su relación con Florentino Pérez "siempre" ha sido buena, "salvo con altibajos". "Pero cuando dos quieren ir al mismo objetivo es fácil. Todo está solucionado y olvidado para hacer un proyecto bonito y no vivir del pasado", aclaró.

"MUY QUERIDO Y RESPALDADO" POR EL VESTUARIO

   "Como bien ha dicho el 'presi', nuestra relación es de padre a hijo y nos queremos muchísimo. Llevamos muchos años juntos, siempre nos hemos tenido un cariño especial y, si ha hecho algo bien, es cuidar a este tipo de jugadores", añadió Ramos, que aseveró que era "mentira" que hubiese pedido la carta de libertad. "Ni la he pedido ni la he exigido", sentenció.

   El defensa reiteró que todo estaba "solucionado". "Tengo mi boda dentro de 15 días y quiero darme un abrazo con Florentino de verdad, no para la foto", remarcó. "Me gusta seguir cuando me siento querido y que, cuando dudo, tengo el atrevimiento de hablar de padre a hijo. Lo arreglamos todo el miércoles y ahora queremos construir un futuro juntos tras un año nefasto", manifestó.

   "Lo que tenía que hablar era a solas con él. Sabemos cuándo el 'feeling' es total y cuándo no. Ésta ha sido una reconciliación como las muchas que hemos tenido", prosiguió Ramos. "En un momento echo de menos por parte de los dos esa relación y, cuando te falta algo así, uno se plantea cosas; pero, de ahí a querer irse, hay un mundo y todo se ha magnificado", recalcó, lamentando que se hayan generado "falsas especulaciones que provocan una difusión equivocada en el resto de la gente".

   "Me tengo que sentir querido por el presidente, la afición y mis compañeros. Esa 'patita' --la del presidente-- estaba floja y a partir de ahora ya no habrá más problemas", ahondó el defensa, que se siente "muy querido y respaldado" por el vestuario. "Me conocen y no tenían ninguna duda de que iba a seguir", celebró.

   El capitán confesó que la eliminación europea a manos del Ajax supuso "mucha tensión" y que todos, "incluso el presidente", estaban "con las pulsaciones hasta arriba". "Es una gota que va llenando el vaso y cuando se acumula pasa lo de ayer y se empieza a partir de cero", zanjó.

   Ramos tiene claro que no ha llegado su "momento" y que se irá cuando entienda que "el cuerpo" no le da "para más para esta al nivel 'top'". "Me molesta lo que se genera mediáticamente, me ha costado mucho llegar y me gusta donde estoy, lo tengo todo", expresó, sin saber si debe tener mejor trato en un hipotético adiós que otros jugadores como Iker Casillas o Raúl González.

   "Sólo pido al aficionado que no se deje influenciar por la prensa, que lo escuchen por mi boca. Yo no creo que dude de mí, el madridismo y yo siempre hemos sido fieles y mi relación con ellos es extraordinaria. Me sale rentable que solo un día me hayan pitado", agregó sobre su relación con la grada.

"PARECE QUE SÓLO SE HABLA DE MI RENOVACIÓN"

   Por otro lado, se quejó sobre los rumores relacionados con que quería más dinero. "Con mi salario estoy muy contento. Habíamos quedado en hablar hace más de un año y nadie ha llamado a mi puerta y no me importa porque el tema económico no me interesa", dijo.

   "Las comparaciones son odiosas y, si uno viene y tiene que ganar más, no pasa nada. Parece que sólo se habla de mi renovación y parece ser que siempre es una estrategia para ganar más, pero mi conciencia está muy tranquila", resaltó.

   Finalmente, también se refirió a su prolongada baja tras lesionarse a principios de abril después de sufrir una rotura de soleo que "no era mucho" tras el duelo ante el Valencia. "Forcé para llegar al Athletic y me hice una lesión más grande y los médicos me frenaron porque podía recaer. Estoy entrenando bien y sin molestias, el que piensa que me quito de en medio no me conoce", concluyó.

Contador

Para leer más