Dopaje.- "Hay casos de dopaje a niños que han llegado a cambiarles de sexo", afirma el fisiólogo Marín Fernández

Actualizado 31/07/2006 18:18:20 CET

Este experto dirige en Laredo un curso sobre 'Dopaje y Ergogenia en el Deporte'

LAREDO, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

"Hay casos de dopaje a niños que han llegado a cambiarles de sexo", afirmó hoy Bernardo Marín Fernández, catedrático emérito de Fisiología Humana, quien se refirió en concreto al Oralturinabol, un producto dopante que se fabricó en unos laboratorios de Dresden y que se suministró a niños y niñas de 10 y 12 años de manera sistemática.

"Les producían tales desarreglos hormonales y de crecimiento, que se han dado casos, hay uno célebre, de haberse transformado un hombre en mujer", explicó.

Este especialista, que dirige en Laredo un curso de verano de la Universidad de Cantabria sobre 'Dopaje y Ergogenia en el Deporte', analizó las ayudas ergogénicas que no solo afectan al deporte profesional, sino también a distintos sectores sociales por la incorporación masiva a la práctica del ejercicio físico deportivo. También expuso los métodos de control antidopaje existentes en la actualidad.

En este sentido, explicó que las muestras de orina se recogen en un frasco que luego se dividen en dos, la muestra A y la B, pero en muchos casos los frascos no son estériles, "con lo cual pululan gérmenes y los hematíes y las proteínas se descomponen", explicó Marín Fernández, quien ha sido miembro en la Comisión Antidopaje durante 16 años y "en decenas de casos el laboratorio del Comité Olímpico Español ha dicho 'no se puede determinar el índice de testosterona por contaminación'", relató.

El experto también se refirió al caso de los futbolistas. "Se practican los controles, las recogen en un frasco no estéril y luego tienen las muestras a temperatura ambiente durante dos o tres días hasta que llegan al laboratorio. Yo he trabajado en hospitales y cuando una orina había estado más de 24 horas a temperatura ambiente la tirábamos porque no servía para nada", señaló.

El ponente hizo un repaso por la historia de los productos dopantes, así como la de profesionales que utilizaron fármacos para potenciar a deportistas. Entre los ejemplos destacó el de algunos especialistas de la antigua República Democrática Alemana que inventaron anabolizantes muy utilizados en competiciones y "donde existían verdaderos médicos dopadores".

En este sentido expresó que "los especialistas dopadores lo hacen de una manera tan científica y siguen a los deportistas de una manera tan estrecha que es muy difícil detectarles y cazarles. Depende de esto, no hay más", dijo.

"Los países que disponen de medios para tener esos médicos dopadores son en los que menos casos de resultado positivo hay. Por ejemplo en 1980, en los Juegos Olímpicos de Moscú, hubo cero casos de dopaje. En Atlanta 96, dos casos ¿Qué pasó en Atenas, un país pobre? Veintitantos casos de dopaje", comentó Marín Fernández.

Respecto al dopaje génico, explicó que es un virus de implante que determina el crecimiento de las células satélite de las fibras musculares, con lo cual se logra mayor tamaño en estas fibras, un problema que trae de cabeza a los especialistas ya que no se puede medir en sangre ni orina.