Fútbol/Mundial.- Italia se teme una dura sanción para De Rossi

Actualizado 18/06/2006 19:49:50 CET

DUISBURGO (ALEMANIA), 18 Jun. (EP/AP) -

El seleccionador de Italia, Marcello Lippi admitió que teme una fuerte sanción para su centrocampista De Rossi, por el violento codazo que le propinó en el rostro al atacante estadounidense Brian McBride, y además se propone tener una charla a solas con el jugador de la Roma por la actitud que demostró.

"Es un buen chico, pero tiene que cambiar o de lo contrario tendrá que cargar con esa reputación por mucho tiempo", dijo hoy el técnico de la 'azzurra' sobre De Rossi, que vio la tarjeta roja directa a los 28 minutos del partido por un codazo en un salto de cabeza que dejó a McBride con un corte que requirió tres puntos de sutura debajo del ojo izquierdo, aunque al final del encuentro el estadounidense aceptó las disculpas del italiano.

Lippi indicó que dejará que De Rossi "se le bajen los ánimos" antes de sentarse a conversar con él, ya que "tiene que meditar lo ocurrido, y no sólo por lo de anoche" señaló el técnico, refiriéndose también a la tarjeta amarilla que vio su jugador por un fuerte falta en la victoria italiana sobre Ghana en el debut.

Lippi habló también sobre el incidente de Francesco Totti en la Eurocopa del 2004, cuando recibió una suspensión de tres partidos por escupir a un rival danés e indicó que "lamentablemente, los jugadores italianos tienen estos hábitos y lo pasan mal a nivel internacional".

Por su parte Giancarlo Abete, el director de la comitiva italiana en el mundial, dijo que la selección aceptará el castigo que imponga la FIFA, "sin importar lo que sea", circunstancia que difiere con la actitud de hace dos años, cuando trajo de Italia a un conocido abogado para defender a Totti por el incidente del escupitajo.

"Es un incidente grave, pero no es un episodio representativo del fútbol italiano en su totalidad", respondió Abete cuando le preguntaron si la expulsión afectará la imagen del equipo, que vino al mundial en medio de un escándalo de corrupción. Abete concluyó recordando que Italia no fue el único equipo en jugar sucio, ya que dos estadounidenses fueron expulsados.

Finalmente Lippi criticó también a Estados Unidos por seguir jugando cuando el volante Simone Perrotta estaba lesionado, marcando un gol que fue anulado por posición adelantada. "Continuaron jugando con uno de los nuestros golpeado", se quejó el técnico "pero sólo se habla de nosotros" concluyó el seleccionador transalpino.